Escucha esta nota aquí

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, admitió este martes la presencia de tropas eritreas en la región de Tigré y dijo que podrían haber sido responsables de cometer atrocidades contra la población civil.

La admisión de la presencia de tropas se produce después de meses de negativas por parte de ambos países y del aumento de acusaciones de grupos de derechos humanos y residentes según los cuales los soldados eritreos perpetraron masacres en Tigré.

Abiy envió tropas a la región de Tigré (norte) el 4 de noviembre tras culpar al partido gobernante de la región, el Frente de Liberación Popular de Tigré (TPLF), de los ataques a campamentos del ejército.

La campaña militar para derrocar al TPLF dio lugar a un prolongado conflicto en el que se han cometido atrocidades contra la población civil.

En un discurso ante el Parlamento, Abiy dijo que "el pueblo y el Gobierno eritreos hicieron un favor duradero a nuestros soldados", durante el conflicto, sin dar más detalles.

"Sin embargo, después de que el ejército eritreo cruzara la frontera y operara en Etiopía, cualquier daño que hiciera a nuestro pueblo era inaceptable", dijo.

"No lo aceptamos porque es el ejército eritreo, y no lo aceptaríamos si fueran nuestros soldados. La campaña militar fue contra nuestros enemigos claramente seleccionados, no contra el pueblo. Hemos discutido esto cuatro o cinco veces con el Gobierno eritreo", añadió.


Comentarios