Escucha esta nota aquí

Mamoudu Gassama tenía grandes sueños cuando, hace ocho meses, llegó sin papeles procedente de Malí, como tantos inmigrantes irregulares, en busca de una vida mejor en Francia. El joven, de 22 años, atravesó África para salir desde Libia en una precaria embarcación que lo llevó hasta la costa italiana y luego a Francia.

Pero el pasado sábado, solo buscaba un sitio donde ver la final de la Champions League con su novia. Sus planes, y su vida, cambiaron bruscamente cuando escuchó los gritos de personas agrupadas ante un edificio del distrito XVIII de París.

 Como muchos, elevó la vista siguiendo la mirada de la gente que observaba horrorizada cómo un niño pequeño colgaba suspendido de una mano de uno de los balcones de la vivienda. Pero como ningún otro, tomó una decisión que lo ha convertido en el nuevo héroe de Francia: rápida y ágilmente, empezó a escalar a puro pulso cuatro pisos por la fachada de la casa hasta llegar al balcón y salvar al pequeño metiéndolo de nuevo en la vivienda. 

Un gesto altruista que en solo 48 horas ya transformó su vida, dado que el Gobierno francés ha anunciado que recibirá la nacionalidad francesa.

De hecho, ayer Mamoudu fue recibido en el Palacio del Elíseo por el presidente francés, Emmanuel Macron, quien dijo que le otorgará la nacionalidad francesa. Al salir del palacio presidencial, el joven mostró una condecoración por su valor que le entregó el mandatario. No fue el único gesto: Macron le prometió que su situación será regularizada rápidamente y que podrá obtener la ciudadanía francesa. Además, le propuso trabajar como bombero en París.

Con esa promesa, el mandatario respondía así a las demandas de recompensar con papeles al joven héroe. Una petición en la plataforma change.org había recopilado en pocas horas miles de firmas solicitándole al ministro del Interior, Gérard Collomb, que regularizara su situación en Francia y que le concediera una condecoración. Varios políticos se habían unido a esta demanda.

La hazaña

El video muestra a Gassama escalando un edificio con las manos desnudas, logrando subir hábilmente de balcón en balcón mientras un hombre trataba de sostener al niño desde una terraza vecina. Los bomberos llegaron al lugar y descubrieron que el niño, de cuatro años, ya había sido rescatado. "Por suerte había alguien con un buen estado físico y que tuvo el valor de ir a buscar al niño", indicaron.

24 horas después del hecho, Mamoudou Gassama contó a los medios locales todos los detalles de su proeza, recordó que ese día  vio a mucha gente gritando y los coches que hacían sonar el claxon. “Subí así y, gracias a Dios, lo salvé”, dijo y admitió que tuvo miedo cuando salvó al niño y después fue al salón y empezó a temblar, pues ya no lograba tenerse en pie, “me tuve que sentar”, contó muy emocionado.

Los primeros elementos de la investigación señalan que el niño se encontró solo en el balcón, en ausencia de sus padres, que no estaban en el domicilio. El padre del menor tiene detención provisional debido a que se inició una investigación por "substracción a obligaciones parentales" y se enfrenta a una condena de hasta dos años de cárcel y 30.000 euros de multa; la madre vive en la isla de Reunión con parte de la familia y el niño fue derivado a un centro social.

Tags

Comentarios