Escucha esta nota aquí

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) califico el martes como ilegal la norma sobre universidades financiadas desde el extranjero que Hungría utilizó para cerrar un centro de estudios de renombre fundado por George Soros.

"Las condiciones introducidas por Hungría para permitir que las instituciones de educación superior extranjeras lleven a cabo sus actividades en su territorio son incompatibles con la legislación de la Unión Europea", señaló el TJUE.

Soros, un inversor y filántropo estadounidense nacido en Hungría, fundó la Universidad de Europa Central (CEU) en Budapest en 1991, pero se vio obligado a trasladarla en gran parte a Viena en 2019, por incumplir la nueva ley.

La Ley Nacional de Educación Superior fue supuestamente redactada para regular a todas las instituciones internacionales de educación superior, pero es vista como un ataque directo del primer ministro, el derechista Viktor Orban, a la CEU.

Soros, quien renunció al cargo de presidente de la junta de la universidad en 2007, apoya las iniciativas de la sociedad civil y grupos críticos al gobierno conservador y cada vez más autoritario de Orban.

La Comisión Europea llevó a Hungría a los tribunales por esa ley.

Este martes, el tribunal dictaminó que Hungría no había respetado sus compromisos con la Organización Mundial del Comercio.

En particular, Budapest no debería haber discriminado a universidades como la CEU al exigir que ofrezcan los mismos cursos de grado en su país de origen -en este caso, Estados Unidos- que en Hungría.

Aunque tomó todas las medidas para adaptarse a la nueva legislación, la universidad aseguró que el gobierno mantuvo la presión. La CEU tuvo entonces que adoptar medidas excepcionales para conseguir nuevos alumnos.

En respuesta, la ministra húngara de Justicia, Judit Varga, dijo este martes que la decisión del TJUE establecía un doble rasero que era "inaceptable".

"Todas las universidades en Hungría deben cumplir la ley. No es posible crear una ley que pone a la universidad de Soros en una posición de ventaja sobre las otras universidades", aseguró.

Otras universidades también han criticado la legislación impulsada por Orban, por considerar que limita su autonomía para conseguir financiamientos.

Por esta iniciativa, el Parlamento Europeo acusa al gobierno húngaro de "violación grave" de los valores de la Unión Europea y por ello inició un procedimiento conocido como "artículo 7", en referencia al Tratado de la Unión, que eventualmente podría conducir a sanciones.