Escucha esta nota aquí

Después de un breve paréntesis en la mañana, el volcán Cumbre Vieja volvió a escupir ceniza ayer sobre la isla española de La Palma, donde varios barrios fueron confinados para proteger a los vecinos de la posible llegada al mar de la lava tras ocho días de erupción.

En la mañana, el volcán había reducido “notablemente” su actividad, según los expertos, pero la tregua duró poco.

Pasado el mediodía, el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) publicó dos fotografías de la enorme columna negra que se eleva sobre el cráter, y describió: “Imágenes de las emisiones de ceniza que se están observando en las últimas horas”.

El centro confirmó también a la AFP que el Cumbre Vieja está expulsando ceniza de nuevo.

Más temprano, el volcán había dejado de escupir lava y cenizas durante unas horas, despejando el cielo de esta isla atlántica de 85.000 habitantes.

Barrios confinados

En la noche, las autoridades habían ordenado confinar a los habitantes de varios barrios del municipio de Tazacorte para protegerlos de la posible llegada al mar de la lava del volcán de esta isla en el archipiélago de Canarias.

Previsto inicialmente para el comienzo de la semana pasada -y atrasado después por la ralentización de las coladas-, los expertos temen los efectos del encuentro del magma ardiente con el agua, que podría generar un choque térmico que derivará en la formación de columnas de vapor de agua cargadas de ácido clorhídrico.

Comentarios