Escucha esta nota aquí

El yuan chino volvió a caer ayer a un nuevo mínimo desde 2008 frente al dólar, en medio del recrudecimiento de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, que a su vez provocó fuertes descensos en las bolsas chinas: el mercado hongkonés cerró su media sesión con un descenso del 2,79%. Donald Trump se lleva un triunfo de la cumbre del G-7 en Biarritz (Francia luego que Pekín solicitó retomar las negociaciones con Washington para intentar encontrar una solución a la crisis.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, terminó la cumbre del G-7 con una victoria en su particular guerra comercial con China, después de que el Gobierno de Pekín le pidiera volver a la mesa de negociaciones en busca de un acuerdo.

Trump, que había incendiado la relación con China el viernes antes de viajar a Biarritz al anunciar mayores aranceles contra sus productos y amenazar con una retirada de las empresas estadounidenses de ese país, logró que Pekín le comunicara su deseo de reanudar las negociaciones de alto nivel.

China “se opone firmemente a un recrudecimiento de la guerra comercial” con Estados Unidos y prefiere “negociaciones tranquilas”, afirmó desde el gigante asiá- tico el responsable negociador de Pekín, el viceprimer ministro chino Liu He.

Trump, cuyo agravamiento de la tensión comercial había hundido las bolsas y preocupado a sus socios del G7 el viernes, pudo presentar la comunicación de Liu al secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, como un triunfo. Y aunque volvió a atacar duramente lo que considera prácticas depredadoras de Pekín en el comercio internacional, no dejó de tender una mano a China al insistir repetidamente en que es “un gran país” y en que su presidente, Xi Jinping, es “un gran líder”.

Las nuevas conversaciones podrían comenzar “muy pronto”, avanzó Trump, visiblemente complacido, incluso si no hay ninguna garantía de que ambos gobiernos vayan a alcanzar un acuerdo en un espinoso asunto que se arrastra desde hace casi un año y medio. El presidente estadounidense no descartó retrasar o cancelar los aranceles a China, cuya entrada en vigor está próxima, ya que habrá negociaciones “más significativas de las que ha habido hasta ahora”.

Trump consideró que China quiere esa negociación porque “ha perdido muchos empleos” por la guerra comercial y busca “una solución sensata”, pero recalcó que su país afronta la situación “en una posición más fuerte para lograr un acuerdo justo para todos”.

A la baja

Según el portal de noticias financieras Yicai, cada dólar llegó a intercambiarse por 7,15 yuanes según la tasa ‘onshore’ -la operada en mercados localessobre las 11:50 hora local (3:50 GMT) tras las operaciones de la mañana, lo que supone la cuota más alta desde febrero de 2008. Que la tasa ‘onshore’ crezca es una señal de que el renminbi (nombre oficial de la moneda) se está debilitando, ya que para los poseedores de yuanes es más caro comprar dólares.

Por su parte, la tasa ‘offshore’ -la operada en mercados internacionales como Hong Kong- se situó en 7,1355 yuanes por dólar. Aunque ambas tasas suelen moverse en niveles similares, la ‘onshore’ está controlada por el Banco Popular de China (BPC, central) -que no permite que fluctúe más de un 2% con respecto a la cifra de referencia cada día- y la ‘offshore’ no.

Tags

Comentarios