Escucha esta nota aquí

La disputa de Europa con AstraZeneca se profundizó el jueves tras la negativa de Alemania a recomendar la vacuna de la firma británica para su uso en personas mayores, mientras que la variante sudafricana del virus, más contagiosa, fue detectada por primera vez en 14 países americanos.

En tanto, mientras se endurecen las medidas para contener el virus en todo el mundo, aumenta fuertemente el costo económico de la pandemia.

Estados Unidos vive su contracción económica más grave desde 1946 tras una caída de 3,5% en su PIB de 2020. 

Datos de la ONU publicados el jueves señalan que el sector turístico global, golpeado por el cierre de fronteras y la prohibición de reuniones masivas, perdió 1,3 billones de dólares en ingresos en 2020. 

La aceleración de las campañas de vacunación para contener a un virus que ya se ha cobrado la vida de 2,2 millones de personas e infectado a más de 100 millones es una preocupación global. 

Los esfuerzos de la Unión Europea en ese sentido se vieron afectados por un anuncio de la firma británico-sueca AstraZeneca de que solo podría suministrar una cuarta parte de las dosis que había prometido para el primer trimestre de 2021. 

La UE exigió que el fabricante de medicamentos cumpla con sus compromisos suministrando dosis de sus fábricas en el Reino Unido, pero Gran Bretaña insiste en que debe recibir todas las vacunas que ordenó, y simplemente no hay suficientes para todos. 

El jueves la comisión de vacunas de Alemania resolvió que no podía recomendar la vacuna de AstraZeneca para las personas mayores de 65 años, ya que no contaba con datos suficientes para evaluar su eficacia. 

AstraZeneca y el primer ministro británico, Boris Johnson, respondieron de inmediato afirmando que esa vacuna ya se ha utilizado ampliamente en Gran Bretaña en personas mayores. 

La controversia tiene lugar un día antes de que la Agencia Europea de Medicamentos anuncie si recomienda el inmunizante de AstraZeneca, tras autorizar los de Pfizer y Moderna.

- Variante sudafricana las Américas -

Tres variantes del coronavirus, detectadas inicialmente en Reino Unido, Sudáfrica y Brasil, fueron halladas en 14 países de las Américas, informó el jueves la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Cuba, Ecuador, Estados Unidos, Jamaica, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Santa Lucía y Trinidad y Tobago reportaron al menos una de estas tres mutaciones del virus SARS-CoV-2, según la última actualización epidemiológica de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Los científicos están preocupados por esta mutación porque parece capaz de eludir a las vacunas actuales y los tratamientos con anticuerpos sintéticos, aunque las firmas Moderna y Pfizer dijeron que sus vacunas funcionan contra esa variante. 

No obstante, una forma más contagiosa del virus podría significar que más personas se enfermen, una parte de las cuales podría terminar hospitalizada o, en los casos más graves, morir. 

La buena noticia del día la constitiuyó el anuncio de la firma estadounidense de biotecnología Novavax: su vacuna mostró una eficacia del 89,3% en un ensayo clínico de fase 3 en el que participaron más de 15.000 personas. 

Sin embargo, los resultados mostraron que era mucho menos eficaz contra la variante sudafricana.

Pero Amesh Adalja, médico y académico principal del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud, destacó la importancia de mantener la perspectiva.

"Un 60% contra la variante sigue siendo bastante bueno", dijo. "Claramente, la vacuna Novavax previno una enfermedad grave que es realmente al final lo que más importa".

Distribución desigual 

El virus ha seguido golpeando a los países a pesar del inicio de programas de vacunación masiva. 

Hasta ahora se han inyectado más de 82 millones de dosis, según un recuento de la AFP a partir de cifras nacionales.

Pfizer, que desarrolló su vacuna junto a la empresa alemana BioNTech, también se ha enfrentado a críticas de la UE por retrasos en las entregas, pero ahora ha revisado su objetivo de producción para este año de 1.300 millones de dosis a 2.000 millones. 

En otro impulso a los esfuerzos de vacunación, el primer ministro indio, Narendra Modi, dijo que su país suministrará más vacunas de fabricación local a otros países.

India, el mayor fabricante de vacunas del mundo, se ha embarcado en una suerte de diplomacia de las vacunas. 

El Serum Institute de ese país ha donado millones de dosis a sus vecinos. 

Pero la desigual distribución de los inmunizantes entre países ricos y pobres preocupa a las Naciones Unidas. 

El 70% de las dosis administradas actualmente son en los países ricos (Europa, EEUU y países del Golfo) y ningún programa de vacunación masiva ha comenzado en un país pobre.

La OMS dijo recién a fines de año un 30% de la población africana podría ser inmunizada. 

Comentarios