Escucha esta nota aquí

La compañía estadounidense Neuralink, de la que es fundador el propietario de Tesla y SpaceX, Elon Musk, ha implantado un chip en el cerebro de un mono para que use un videojuego con la mente, según reveló el polémico empresario.

"Tenemos un mono con un implante inalámbrico en su cráneo, con pequeños cables, que puede jugar videojuegos con su mente", dijo Musk en una charla sobre varios temas en la nueva red social de vídeo ClubHouse el domingo por la noche.

Según el empresario, el animal "no está incómodo" y su objetivo es ver si se puede conseguir que los monos jueguen mentalmente al "Pong" unos contra otros, como parte de sus investigaciones para desarrollar una interfaz cerebro-dispositivo sin cables.

"No se ve dónde está el implante y es un mono feliz. Tenemos las instalaciones para monos más bonitas del mundo. Queremos que jueguen al mind-Pong entre ellos", agregó Musk.

Hace unos meses, Neuralink probó con éxito en cerdos un chip que, implantado en el cráneo, permitía medir la actividad cerebral de los animales.

El empresario sudafricano ha dicho que, entre las capacidades potenciales de la tecnología que investiga Neuralink, está la de manejar un automóvil Tesla o jugar a videojuegos con el pensamiento, así como también guardar y reproducir recuerdos o hacer caminar de nuevo a personas con daños en la médula espinal.

El multimillonario aprovechó su charla por internet para reclutar trabajadores y publicó un tuit en el que señaló que a corto plazo Neuralink puede "resolver lesiones cerebrales/espinales" y a largo plazo conseguir una "simbiosis humana/inteligencia artificial".

"Quiero ser claro. Las aplicaciones tempranas serán realmente solo para las personas con una lesión cerebral seria en la que, pues, el valor del implante es simplemente enorme", señaló.

Musk, que es el hombre más rico del mundo y tiene un gran seguimiento en las redes sociales, habló de temas que rozan la ciencia ficción como la llegada humana a Marte, y otros de actualidad como el fenómeno bursátil de GameStop o la subida del bitcóin.


Comentarios