Escucha esta nota aquí

Varios policías alemanes resultaron heridos en choques con residentes de un bloque de apartamentos en la ciudad de Goettingen, que fue puesto en cuarentena por la aparición de un foco de coronavirus, mientras que en Holanda, la Policía arrestó a decenas de manifestantes que protestaban por medidas anticoronavirus.

En Alemania la violencia estalló el sábado cuando un grupo de residentes intentó pasar una barrera metálica instalada para contener a las 700 personas que viven en el complejo residencial y evitar contagios.

Algunos lanzaron piedras y listones de madera a los policías, indicó el jefe de la Policía, Uwe Luehring, a los periodistas este domingo.

Los residentes fueron puestos en cuarentena el jueves luego de que dos habitantes dieran positivo al Covid-19. El viernes, 120 personas residentes en el edificio dieron positivo.

Protestas en Holanda

En Holanda la Policía dispersó con cañones de agua y carabineros a manifestantes molestos por las políticas anticoronavirus del Gobierno, y arrestó a decenas de personas.

Centenares de manifestantes se congregaron en el centro de la ciudad con pancartas para protestar por las medidas, entre ellas el distanciamiento de 1,5 metros.

El alcalde, Johan Remkes, prohibió inicialmente la manifestación, pero luego la aceptó por tiempo limitado.

La Policía dijo que la manifestación transcurrió pacífica hasta que un grupo de hinchas de fútbol se enfrentaron con policías antidisturbios en la cercana Estación Central, lanzando piedras y botellas.

"Los policías rodearon a los manifestantes y detuvieron a decenas de recalcitrantes, de acuerdo con la legislación sobre manifestaciones", indicó la policía de La Haya.