Escucha esta nota aquí

"La España que contagia". Con frases así se multiplicaban hoy las críticas a protestas, sin respetar el confinamiento, en un barrio acomodado de Madrid para pedir la dimisión del presidente del gobierno Pedro Sánchez por su manejo de la crisis del coronavirus.

Desde hace varios días, a las 21:00 locales (15:00 hora de Bolivia), un centenar de vecinos del barrio Salamanca, uno de los más adinerados del país, se han reunido en una calle de la zona para golpear cacerolas y corear "gobierno dimisión" y "libertad".

Repudian el manejo del gobierno del socialista Pedro Sánchez de la emergencia sanitaria del coronavirus, que ha dejado más de 27.000 muertos, y denuncian la restricción de libertades por el confinamiento, según se puede ver en videos compartidos en redes sociales.

Las críticas no se han hecho esperar toda vez que los videos muestran que los manifestantes no respetan la distancia de seguridad para evitar contagios e incumplen el confinamiento. En Madrid a esa hora solo se permite salir de casa para hacer deporte individual o pasear máximo dos personas juntas.

"La revolución de los chalecos pijos", señalaban mensajes en Twitter, en un juego de palabras con los "chalecos amarillos" franceses y pijo, palabra despectiva usada en España para referirse a una persona adinerada.

"Son su propia caricatura decadente", tuiteaba el periodista Antonio Maestre junto a un video de un hombre golpeando con un palo de golf una señal de tránsito para acompañar las cacerolas.

Si en barrios de renta más baja como "Vallecas, Carabanchel o Aluche se nos ocurre manifestarnos, por ejemplo, por el 1 de mayo, ¿quién piensa que la policía actuaría de igual forma que en pijolandia", se quejaba en Twitter La Caba, una asociación vecinal de Aluche.

El delegado del gobierno en Madrid, José Manuel Franco, dijo a la radio Cadena Ser que la policía dispersó pacíficamente la protesta ayer. Se promoverán sanciones contra 13 personas que se resistieron, apuntó.

La policía estará desplegada mañana para impedir "aglomeraciones", "no para reprimir ninguna protesta ni cacerolada", dijo Franco.

La presidenta regional de Madrid, la conservadora Isabel Díaz Ayuso, rechazó hoy en el parlamento regional los ataques contra personas que "no pueden salir libremente a manifestarse, aunque sea un ratito por las tardes en su propia calle".

"Muchos de ellos se van a arruinar a costa de [las] políticas" del gobierno, afirmó esta dirigente muy crítica del ejecutivo de Pedro Sánchez, militante del Partido Popular (PP, derecha), ganador en el barrio Salamanca en las pasadas elecciones de 2019.

Comentarios