Escucha esta nota aquí

El dolor de cabeza y la pérdida del olfato son los síntomas más frecuentes entre los pacientes europeos aquejados de una forma leve o moderada de Covid-19, sostiene un estudio publicado en la revista médica Journal of Intern Medicine.

Siete de cada diez enfermos sufrían estos dos síntomas, según las conclusiones de este trabajo elaborado con 1.400 pacientes que habían dado positivo a coronavirus en Bélgica, España, Francia, Italia y Suiza.

Los otros síntomas más comunes son congestión nasal (67,8%), tos (63,2%) y cansancio (63,3%), seguidos de dolores musculares (62,5%), moqueo (60,1%) y pérdida del gusto (54,2%). En cambio, solo se detectó fiebre en menos de la mitad de pacientes (45,4%).

Esta primera investigación epidemiológica en pacientes europeos con una forma no severa de Covid-19 fue realizada por la Federación Internacional de Sociedades de Otorrinolaringólogos para evaluar la frecuencia de la pérdida del olfato (anosmia) y del gusto (ageusia).

"La capacidad del Covid-19 de invadir el bulbo olfatorio y por consiguiente el sistema nervioso central es probablemente una pista" para explicar la anosmia, según el hospital Foch de Francia.

Si bien tanto la anosmia como la ageusia habían sido poco descritas en estudios con pacientes chinos -que presentaban principalmente fiebre, tos y dificultades respiratorias-, el estudio europeo estima que esta diferencia puede deberse a que en estos casos se trataba de enfermos hospitalizados con formas graves de Covid-19.

Los autores barajan a la vez la hipótesis de que las sucesivas mutaciones genéticas del coronavirus expliquen la diversidad de síntomas y destacan el hecho de que los europeos tienen un nivel más elevado de la enzima de conversión de la angiotensina 2, (ACE2), que actúa como un receptor del coronavirus.

Subrayan además que la frecuencia sintomática varía en función de la edad y del sexo. Así, los pacientes jóvenes presentan más a menudo afecciones del oído, la nariz y la garganta, mientras que los mayores sufren más fiebre, cansancio y pérdida del apetito.

La tos y la fiebre afectan más a los hombres y las mujeres son más víctimas de pérdida del olfato, el dolor de cabeza y la congestión nasal.