Escucha esta nota aquí

16 personas murieron y al menos otras 20 podrían haber fallecido a causa de las inundaciones y aludes de tierra, provocados por las lluvias torrenciales en el oeste del país, según informa la televisión pública japonesa, NHK.

Las inundaciones en la región de Kumamoto, situada en la isla de Kyushu en el suroeste del país, destruyeron viviendas, arrastrando vehículos y provocando el derrumbe de puentes; dejando ciudades inundadas y habitantes aislados.

Entre las víctimas figuran 14 personas de una residencia de ancianos inundada ayer por el desbordamiento de un río aledaño.

Si bien las precipitaciones han amainado este domingo, centenares de habitantes de la región siguen aislados por los daños en las infraestructuras.

Una decena de personas están desaparecidas a raíz de estas inclemencias, que han llevado a las autoridades a ordenar la evacuación de más de 200.000 personas.

Equipos de socorro y miembros del ejército han desplegados helicópteros y barcos para encontrar a las personas desaparecidas y auxiliar a los habitantes bloqueados en sus casas.