Escucha esta nota aquí

Brasil reimpuso un arancel del 20% a las importaciones de etanol de Estados Unidos el lunes, en un revés para el gobierno del presidente Donald Trump, que intentó mantener una exención para esta industria de gran importancia política.

El gigante sudamericano eximía de aranceles hasta a 750 millones de litros anuales de etanol importado, pero no renovó ese beneficio luego de que expirara el domingo, informó un funcionario.

"Es un tema muy sensible", dijo a la AFP, añadiendo que es posible que el comité interministerial que decide sobre las tarifas pueda tener una reunión extraordinaria "en los próximos días" para revisar el asunto.

Según informaciones de prensa, el embajador estadounidense en Brasil, Todd Chapman, había presionado duramente para que la exención se mantuviera.

Chapman enfrenta actualmente una investigación ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos por presuntamente violar una ley que impide que oficiales federales participen en actividades partidistas, al decirle a sus contrapartes en Brasil que una renovación de la exención sobre el etanol podría ayudar a la reelección de Trump.

El etanol es una exportación agrícola importante para Iowa, un estado clave en la lucha por la elección de noviembre en Estados Unidos.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ha procurado cultivar una relación cercana con Trump, a quien admira públicamente y con quien es comparado con frecuencia.

Pero no por eso ha logrado evitar embestidas de Trump, y Estados Unidos anunció recortes a las importaciones de acero de Brasil. Un desaire para Bolsonaro, que persuadió a su homólogo el año pasado de mantener las exenciones al acero brasileño que había impuesto en 2018.

El tema del etanol es complicado por el hecho de que Bolsonaro también tiene un poderoso lobby del sector agrícola al que responder internamente.

El etanol es clave para los productores de caña de azúcar del noreste y sureste de Brasil, regiones de relevancia política. Sectores que además están presionando para obtener acceso sin aranceles al mercado azucarero de Estados Unidos.

Brasil y Estados Unidos lideran la producción mundial de etanol, con cerca del 85% de la misma.

Estados Unidos exportó más de 1.250 millones de litros de etanol a Brasil el año pasado e importó 738 millones de litros de etanol brasileño.

Ambos países sufren una caída de la demanda interna de combustible por la pandemia de coronavirus y buscan promover las exportaciones.