Escucha esta nota aquí

Los duques de Sussex.
Reuters
La división entre lo público y lo privado en la familia real suele traer problemas.

Tradicionalmente, el Palacio de Buckingham protege a la familia trazando una línea entre lo público y lo formal, por un lado, y lo personal por el otro.

La negativa a comentar sobre lo personal es una interpretación estratégica de la máxima de la familia: "Nunca te expliques, nunca te quejes".

Pero la división entre lo público y lo personal siempre fue un artificio. Los miembros de la realeza se casan frente a decenas de millones de personas, tienen funerales de estado, publican fotos en cumpleaños y aniversarios, intercambian ideas sobre sus vidas a cambio de una cobertura de prensa generosa y tranquila.

Pero esa división, aunque a menudo se ignore, sigue siendo el principio rector de la relación formal de la familia real con el mundo exterior.

Ahora, lo que vemos, son las contradicciones que surgen de la mezcla de lo personal y lo público.

Algunas acusaciones clave incluyen el comportamiento personal y los comentarios de los miembros de la familia real y cómo, a través de la negligencia colectiva y quizás alguna intención maliciosa, dejaron a Harry y Meghan sin más remedio que irse.

Otras declaraciones consistieron en una terrible descripción de un plantel de trabajadores insensible.

Prince Harry y Meghan Markle hablaron con Oprah Winfrey
Getty Images
El príncipe Harry y su esposa Meghan Markle dieron una entrevista a la presentadora estadounidense Oprah Winfrey.

Toda la institución real fue retratada como si nada se hubiera aprendido de los días en los que la princesa Diana, madre de los príncipes William y Harry, estaba viva.

La duquesa es una comunicadora formidable y demostró ser una contrincante muy difícil con quien pelear. Además, un Harry recién liberado habló casi con elocuencia.

"Un puñal al corazón"

Meghan dio algunos de los golpes más fuertes.

¿Qué va a decir el Palacio de Buckingham sobre la acusación de que un miembro anónimo de la familia hizo un comentario -o más de uno- sobre el color de piel del futuro hijo de la pareja?

Junto al dolor personal y la ira que se desprendían del testimonio de la duquesa, Harry condenó a la institución real con la sugerencia de que era incapaz de cambiar, amar y comprender.

Las contradicciones del Palacio y de la monarquía son exactamente lo que lo hace tan especial, tan extraño, tan interesante y tan difícil de trabajar si se está dentro: la fusión de los roles personales y públicos, la acumulación de la tradición, la mezcla de responsabilidad pública, el incesante interés de los medios y la necesidad de seguir siendo relevantes.

La insinuación de Harry de que su familia también -su padre, el príncipe Carlos, su hermano el príncipe William- están "atrapados" en su mundo y que él sentía "compasión" por ellos, fue un puñal cubierto de terciopelo en el corazón de la monarquía moderna.

Harry y Megan en la entrevista con Oprah.
Reuters
Los duques de Sussex esperan su segundo hijo.

La vida real se lleva a cabo desde dentro de una jaula dorada y los jugadores no están destinados a sacudir las barras desde el exterior.

Estas son las contradicciones de las que Harry escapó. Se sentía incómodo con ellas antes de casarse y cuando vio a su esposa sufrir como resultado de estar "atrapado" en la vida real, encontró una salida con ella.

También existen las contradicciones que se esconden detrás de muchas de las decisiones de las que ambos hablaron y por las que claramente están muy descontentos.

Su seguridad la paga el dinero público. Y es la tradición la que dicta quién recibe qué título.

No hay un departamento de recursos humanos para miembros de la realeza que trabajan porque es un asunto familiar.

Y lo que haces frente a las cámaras es importante porque se refleja en la institución en su conjunto.

Esta combinación de lo personal y lo público es única. De eso se trata ser un miembro de la realeza moderna. Pero por dentro es un lugar muy incómodo para estar.

Harry lo sabía.

Presumiblemente le advirtió a Meghan. Pero esa advertencia no fue suficiente.

La experiencia de Harry y Meghan sugiere que las contradicciones son demasiado grandes.

Quizás su entrevista actúe como catalizador del cambio. Pero la Corona ha existido durante mucho tiempo y el cambio no se produce fácilmente en un organismo en el que el pasado juega un papel tan importante.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=z074SRnf2lY

Comentarios