Escucha esta nota aquí


Un colegio británico decidió retirar el nombre de J.K. Rowling de uno de sus edificios y rebautizarlo debido a las controvertidas opiniones de la autora de la célebre saga de Harry Potter sobre cuestiones de transexualidad, que le valieron acusaciones de transfobia.

La escuela Boswells de Chelmsford, en el este de Inglaterra, que acoge a alumnos de 11 a 18 años, explicó que había cambiado el nombre del edificio a Holmes, en honor a la medallista de oro olímpica Kelly Holmes. 

"En la Boswells School fomentamos una comunidad escolar inclusiva y democrática, donde alentamos a los estudiantes a desarrollarse como ciudadanos independientes y seguros de sí mismos", afirmó el director Stephen Mansell. 

A finales de 2021 "revisamos y cambiamos el nombre de una de nuestras casas tras numerosas peticiones de los alumnos y el personal, así como una votación de toda la escuela", agregó.  

En un boletín informativo de julio, el centro afirmó que sus seis edificios llevaban nombres de "ciudadanos británicos que han destacado".  

"Sin embargo, tras las numerosas peticiones de los alumnos y del personal, estamos revisando el nombre de nuestra casa roja 'Rowling' y a la luz de los comentarios y opiniones de J.K. Rowling sobre las personas trans", precisó.  

La escritora escocesa lleva tiempo enzarzada en una polémica con la comunidad transgénero por su creencia de que los derechos basados en el sexo de las mujeres deben ser protegidos. 

La disputa comenzó en 2020, cuando la autora tuiteó en contra del uso de la frase "personas que menstrúan", en lugar de sólo mujeres. 

El mensaje provocó un distanciamiento por parte de algunas de las estrellas de las películas de Harry Potter, incluido su protagonista Daniel Radcliffe, que tuiteó una disculpa en su nombre. 

Rowling niega ser transfóbica y en noviembre reveló que había recibido amenazas de muerte por sus declaraciones.



Comentarios