Escucha esta nota aquí

EL DEBER / AFP / Internet

El nuevo coronavirus ha provocado al menos 6.479 muertos en 141 países, desde que apareció en diciembre, según el Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins (Maryland, EEUU). Desde el comienzo de la epidemia se contabilizaron más de 163.930 casos de contagio. En la jornada de ayer se registraron 653 nuevas muertes y 12.153 contagios en el mundo. Los países que más fallecidos registraron fueron Italia, con 368 nuevos muertos; Irán, con 113 y España con 152.

El virus sigue con su avance implacable en España, condenada según los datos a seguir de cerca la senda de Italia y convertida ya en el segundo gran foco de la enfermedad en Europa. Si Lombardía ha sido el epicentro de la epidemia en el país transalpino, Madrid acapara las miradas de preocupación de los expertos en territorio español.

Las muertes registradas en Madrid se multiplicaron por 2,5 en 24 horas al saltar de 86 a 213, según los datos del Ministerio de Sanidad. Son tres de cada cuatro fallecimientos registrados en España, que pasaron de 136 a 288. Los casos registrados en todo el país sumaban 2.000 positivos más y ascendían a 7.753.

En una jornada en la que ha arrancado la coordinación contra la crisis y en la que se han conocido las sanciones por incumplir los encierros, el gobierno español ordenó que unidades militares puedan desplegarse en las calles en tareas de control y vigilancia, para asegurar el cumplimiento de las normas que limitan la libertad de circulación.

Argentina sin clases

El presidente de Argentina Alberto Fernández confirmó que se suspenden las clases y se cierran las fronteras del país vecinos por 14 días para prevenir el avance del virus. Tomamos la decisión de suspender las clases desde mañana (hoy) hasta el 31 de marzo. Lo hacemos con el propósito de minimizar el tránsito de los alumnos y del virus. Que no se dicten clases no significa que las escuelas vayan a estar cerradas. Sino que por 14 días los alumnos no tendrán clases”, dijo Fernández en una conferencia de prensa, acompañado por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

“Durante los próximos 15 días nadie podrá ingresar al país salvo los argentinos y extranjeros residentes”, enfatizó el mandatario. “El episodio del coronavirus ya no viene sólo de Europa, sino que afecta a países limítrofes y a nosotros mismos. Por las fronteras terrestres vienen turistas que vienen de las zonas de riesgo”, explicó.

El papa ora y camina

Italia registró 368 nuevos decesos relacionados en 24 horas, con lo que el número de muertos ascendió a 1.809 en el país, el más castigado de Europa, según un balance publicado ayer por Protección Civil. Al igual que el sábado, el número de contagiados también aumentó, con 3.509 casos nuevos en 24 horas, llevando el total a casi 25.000. La región de la ciudad de Milán, capital de Lombardía (norte), sigue siendo la más afectada, con 1.218 muertos y 13.272 casos.

Las autoridades lombardas han expresado su preocupación por la capacidad de sus hospitales para responder a la pandemia. “Las cifras siguen aumentando. Pronto llegaremos a un momento en el que no tendremos más camas de reanimación (cuidados intensivos)”, advirtió Attilio Fontana, gobernador de Lombardía, en una entrevista con la cadena Sky TG24, antes de que se publicara el último balance.

En la jornada, el papa Francisco acudió a una iglesia del centro de Roma para rezar ante un crucifijo que evoca la Gran Peste de 1522 para pedir el fin de la pandemia del coronavirus en todo el mundo.

Francisco abandonó el Vaticano de forma privada y acudió a la iglesia de San Marcello, recorriendo a pie una parte de la Vía del Corso, completamente desierta por las restricciones de movimiento impuestas en todo el país para contener la propagación del virus. Previamente, había acudido a la basílica de Santa María La Mayor para rezar ante el ícono bizantino de la Virgen Salus populi romani.

Cuarentena en Caracas


Nicolás Maduro ordenó ‘cuarentena social’ para Caracas y seis estados más, entre ellos los más poblados de Venezuela. “O vamos a la cuarentena o la pandemia podría abatir trágicamente a nuestro país Venezuela, como está sucediendo hoy en Europa”, destacó el mandatario. En los estados fronterizos del Zulia, Táchira y Apure, además de Miranda, Cojedes y Vargas la gente debe quedar recluida en sus hogares, una vez clausuradas las actividades escolares y laborales.

“Llamo a la unión nacional, a dejar las miserias y bajezas y unirnos en un solo poder de oración”, imploró Maduro tras comunicar al país su decisión. “Ha tenido que llegar una pandemia para golpear a la conciencia mundial, es el mensaje de la pandemia, para parar el consumismo, lo banal y lo intrascendente”, añadió el jefe de Estado, tras reconocer 17 casos de coronavirus, dos de ellos llegados desde la frontera. El resto del país se sumará a la cuarentena en los próximos días.

Bolsonaro desobedece

Como en un carnaval fuera de época, miles de brasileños salieron a las calles ayer en decenas de ciudades para manifestar indignación con el Congreso y la corte suprema del país y expresar su fiel adhesión al gobierno del presidente Jair Bolsonaro, desobedeciendo orientaciones médicas y decisiones de gobiernos regionales que prohibieron concentraciones masivas.

El mandatario ultraconservador, en tanto, quien primero había llamado a marchar en su apoyo y luego lo había desaconsejado debido a los riesgos para la salud pública, rompió el aislamiento sanitario que se le había recomendado y concurrió a la región central de Brasilia para saludar a algunos de sus simpatizantes frente al Palacio del Planalto, donde fue aclamado por seguidores.

Las manifestaciones se realizaron en el día en que el Ministerio de Salud confirmó un aumento de 45% de los casos confirmados de infectados por coronavirus en Brasil, que pasaron de 121 a 176, y en el que la Confederación Brasileña de Fútbol anunció la suspensión de todos los torneos.

Perú en emergencia

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, decretó el estado de emergencia nacional durante 15 días, que comprende el cierre total de las fronteras y ordena la inmovilización de la ciudadanía para luchar contra la propagación del coronavirus en el país.

Vizcarra anunció que las Fuerzas Armadas y la Policía se encargarán de velar por el cumplimento de las normas que restringen libertades individuales como a la seguridad personal, la inviolabilidad de domicilio y el libre tránsito. Las cifras oficiales establecen en 71 los casos en Perú.


Comentarios