Escucha esta nota aquí

La Policía de Ibiza ha intervenido la madrugada de este sábado en una fiesta ilegal que se estaba celebrando en un establecimiento comercial de la ciudad y ha detenido a uno de los participantes.

Los hechos han ocurrido a las 5 de la madrugada después de que un vecino comunicara a la policía que no podía dormir por el ruido que provocaba la gente y la música de una fiesta que se estaba produciendo en un bar, ha informado el Consistorio en una nota.

Al acudir al establecimiento, que estaba con las puertas cerradas, los agentes comprobaron que en el interior había una fiesta con unas 10 personas, que se encontraban bailando y consumiendo alcohol. Uno de los participantes ha increpado y agredido a la policía, por lo que ha sido detenido. Asimismo, se han precintado dos equipos de música.

Los agentes han levantado varias actas por no mantener la distancia de seguridad y vulnerar la limitación de horaria de cierre, fijada a las 2 horas en el decreto autonómico de regulación por la crisis sanitaria, y ha interpuesto una denuncia por incumplir la ordenanza municipal de contaminación acústica.