Escucha esta nota aquí

Cataluña ordenó este domingo el reconfinamiento obligatorio de los 200.000 habitantes de la zona de Lérida, mientras continúa creciendo en todo el mundo la preocupación por los rebrotes de coronavirus.

"La población deberá permanecer en su domicilio", anunció la responsable regional de Salud, Alba Vergés, en una conferencia de prensa. La zona afectada, alrededor de la ciudad de Lérida, con más de 200.000 habitantes, ya había sido aislada del resto de España hacia una semana.

Es la primera vez desde el 21 de junio, cuando terminó el confinamiento general en España, que se vuelve a decretar el confinamiento domiciliario en una zona.

España es uno de los países más golpeados del mundo, con 28.400 muertos, y este domingo las regiones de Galicia y País Vasco, en el norte, votaban en unas atípicas elecciones, con medidas reforzadas de higiene y cientos de votantes excluidos por estar enfermos de coronavirus.

Con el desconfinamiento están apareciendo nuevos focos de contagio en Europa, el continente con más decesos, unos 202.000 sobre 2,8 millones de contagiados.