Escucha esta nota aquí

El gobierno japonés se dispone este jueves  a declarar un nuevo estado de emergencia en Tokio y sus suburbios ante la pandemia con la esperanza de controlar una ola creciente de infecciones.

Este estado de emergencia, mucho menos restrictivo que el de abril-mayo de 2020 en todo el archipiélago, afectará inicialmente a la capital y tres regiones adyacentes durante un mes. Pero al menos una región adicional, la de Aichi (centro), quiere unirse al dispositivo.

El área metropolitana de Tokio, donde viven casi 37 millones de habitantes, o sea el 30% de la población japonesa, representa una proporción significativa del número diario de casos registrados actualmente a nivel nacional.

Se espera un anuncio oficial del primer ministro Yoshihide Suga el jueves por la tarde. Pero Yasutoshi Nishimura, su ministro para la lucha contra el covid-19, reveló por la mañana el alcance de las medidas previstas, recordando que el sistema de salud se encuentra "en estado crítico" en Tokio.

Las medidas

El gobierno pedirá a los restaurantes y bares que dejen de servir alcohol después de las 19H00 y que cierren a las 20H00, e instará a los ciudadanos a evitar las salidas nocturnas innecesarias.

Se incitará a las empresas a favorecer el teletrabajo, con el objetivo de reducir los desplazamientos en un 70%.

No se espera un cierre de los colegios y podrían celebrarse actos públicos pero con un número de espectadores reducido al 50% y un máximo de 5.000 personas.

Japón, relativamente a salvo hasta ahora de la pandemia en comparación con otros países, con unos 3.700 muertos y 252.000 casos registrados oficialmente desde enero de 2020, atraviesa una tercera ola.

El país registró el miércoles 6.001 nuevos casos diarios, de los cuales 1.591 en Tokio, dos nuevos récords.


Comentarios