Escucha esta nota aquí

El expresidente de Ecuador Rafael Correa cargó ayer en una entrevista con la AFP contra su sucesor, Lenín Moreno, a quien acusa de entregar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a “sus verdugos” por una “venganza personal”.

La Policía británica detuvo a Julian Asssange. ¿Cuál es su reacción?

Aunque sí se esperaba, estamos en estado de shock porque no creímos que iban a atreverse a tanto. Moreno nunca quiso a Julian Assange desde que fue presidente. Cuando fue mi vicepresidente, nunca dijo nada, por su pacto con EEUU. Esto atenta contra el derecho internacional, contra el derecho de asilo, atenta contra la Constitución ecuatoriana, porque Julian Assange desde 2017 es ciudadano ecuatoriano.

Además, todo es por una venganza personal, porque lo que detona esto es que hace pocos días, WikiLeaks publicó algo que ya era de conocimiento público, pero no a nivel mundial, que es el caso de corrupción Ina Papers, en el que está envuelta la familia presidencial. 

De ahí viene la iracundia de Moreno y lo lleva a esta decisión sin precedentes, que no solo ha expuesto la vida de Assange sino que ha humillado al Ecuador.

 Usted relaciona la decisión con el caso de corrupción, pero Ecuador ya había advertido a Assange de no inmiscuirse en la política de terceros países...

Eso también ocurrió conmigo. Lo que hicimos fue llamarle la atención, en un momento dado cortarle el internet cuando estaba opinando sobre las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Pero no por eso lo vas a entregar a los leones.

 A su juicio, ¿esta decisión forma parte también de la campaña contra usted?

Por supuesto, un agravante es que yo le di el asilo. Ecuador ha quedado extremadamente mal frente a la comunidad internacional y yo pido disculpas. Esto pasará a los anales de la historia de la humanidad.

Tags

Comentarios