Escucha esta nota aquí

Un tribunal de París condenó este jueves a cadena perpetua a un estudiante argelino por planear un atentado contra una iglesia de Villejuif, al sur de París, y el asesinato de una joven en abril de 2015.

Sid-Ahmed Ghlam, de 29 años, fue hallado culpable de todos los cargos, incluido asesinato terrorista. Su pena está acompañada de un periodo de obligado cumplimiento mínimo de 22 años y de una prohibición definitiva de estancia en el territorio francés al término de su pena.

"Hemos llegado al final de lo que se podía hacer por Aurélie (Châtelain)", declaró Marie-Evelyne Bantegnie, madre de la joven asesinada, tras el anuncio del veredicto. "No nos la devolverá, pero es lo que se esperaba de la justicia", agregó, llorando.

Otros tres hombres acusados de complicidad fueron condenados a penas de 30, 25 y 15 años de prisión.

Sid-Ahmed Ghlam, estudiante de electrónica, estaba fichado por sospechas de radicalización islamista. Fue acusado de intentar atacar el 19 de abril de 2015 una iglesia de Villejuif a la hora de la misa dominical, tres meses después de los atentados contra el semanario satírico Charlie Hebdo y un supermercado judío.

El jueves, el acusado expresó por primera vez remordimientos. "Lamento amargamente", dijo. Sin embargo, siempre negó el asesinato de Châtelain. 

Un análisis del ADN de Ghlam lo convirtió también en sospechoso del asesinato de Châtelain, abatida a tiros y cuyo cuerpo fue encontrado en el interior de un coche en Villejuif.

Aunque el argelino confirmó un proyecto de atentado contra una iglesia en nombre del grupo Estado Islámico (EI), aseguró a los investigadores que se trataba solamente de "asustar" a los feligreses.