Escucha esta nota aquí

Estudiantes universitarios se enfrentaban este jueves en Caracas con la policía en un nuevo brote de violencia que deja ya 33 muertos en poco más de un mes de protestas contra el presidente venezolano Nicolás Maduro.


 Los choques estallaron cuando los agentes antimotines impidieron una marcha de cientos de alumnos de la Universidad Central de Venezuela (UCV) lanzando bombas lacrimógenas que un grupo de jóvenes encapuchados respondían con piedras y cócteles molotov.


 "Somos estudiantes, no somos terroristas", gritaban los estudiantes a los antimotines que bloquearon una de las principales entradas a la universidad con camiones blindados.
 Los estudiantes, los más confrontativos en las marchas, realizaron asambleas en la UCV y en otras universidades en distintos puntos de Caracas así como en otras ciudades del país, y luego salieron a las calles para rechazar una Asamblea Nacional Constituyente que convocó Maduro y exigir su salida del poder.


 Un grupo llegó a la Conferencia Episcopal Venezolana, en el oeste de Caracas, donde entregaron un mensaje a la Iglesia y al papa Francisco, quien ha expresado su preocupación por la violencia.
 "El mensaje al papa: nos están matando, es una dictadura. Que la Iglesia se sume a las movilizaciones", reveló Santiago Acosta, de la Universidad Católica Andrés Bello, al entregar la misiva.


 La protesta estudiantil se desarrolla tras una jornada de fuertes disturbios el jueves en manifestaciones contra la Constituyente. Un joven de 18 años murió en el este de la capital, mientras que un policía falleció en una manifestación en el estado Carabobo (norte). 

Comentarios