Escucha esta nota aquí

La depresión tropical Eta ganó intensidad este sábado en el mar Caribe y se convirtió en tormenta camino a Cuba, que la espera esta noche con sus provincias centrales en estado de alarma.

Tras castigar Centroamérica como huracán y dejar más de 150 muertos y cuantiosos daños, Eta se dirige ahora a Cuba y Florida.

Según el Instituto de Meteorología, Eta se encontraba al mediodía "55 kilómetros al norte de Caimán Grande, y a 260 kilómetros al sur-suroeste de Trinidad, Sancti Spíritus (Cuba). Eta se mueve rápidamente al este-nordeste a razón de 28 kilómetros por hora", con vientos de hasta de 80 km/h.

"Se espera una gradual intensificación mientras se aproxime en la noche de hoy (sábado) al sur de la región central de Cuba, incrementando las lluvias en gran parte del archipiélago, que pueden ser fuertes e intensas, incluso en zonas alejadas del centro", advirtió la Defensa Civil.

Por lo cual se decretó fase de alarma para la provincia de Matanzas (oeste) y las de Villa Clara, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila (centro).

Esa entidad ordenó a los gobiernos provinciales y municipales "cumplir las medidas previstas en sus respectivos planes de reducción del riesgo de desastres con racionalidad, así como las acciones del plan de prevención y control del nuevo coronavirus".

Con 11,2 millones de habitantes, Cuba ha logrado un control de la pandemia, con cifras mucho mas bajas que sus vecinos de la región. Al cierre del viernes, se acumulaban 7.267 casos, 130 fallecidos y 6.582 curados.

Desde el amanecer se suspendió la transportación por trenes y ómnibus en la isla, así como por mar a la Isla de la Juventud, al sur de La Habana.

Esos territorios comenzaron ya la evacuación de personas a lugares seguros, con alimentación y asistencia médica; así como se "alivian" algunos embalses de agua, en vista a las fuertes lluvias que acompañan a Eta.

La televisión local comenzó una programación especial continua para informar a la población.