Escucha esta nota aquí

El temor crece en Europa con la llegada de una segunda ola de coronavirus y países como Francia y el Reino Unido aceleraron este sábado la imposición de nuevas restricciones con el objetivo de frenar la propagación de la pandemia, que ya superó los 21 millones de contagios en el mundo.

Este conjunto de medidas marca un abrupto freno al proceso de desconfinamiento decidido desde mediados de mayo en gran parte del Viejo Continente tras la mortífera primera ola de coronavirus que golpeó sobre todo a España, Italia, Francia y el Reino Unido.

La Alcaldía de París amplió desde este sábado las zonas de la ciudad con uso obligatorio de mascarilla, pocos días después de imponer por primera vez esta restricción vigente ya en varias ciudades europeas.

"La circulación del Covid-19 en (la región parisina) Ile-de-France se había desacelerado fuertemente tras la salida del confinamiento pero, desde mediados de julio, todos los indicadores muestran que el virus circula nuevamente de manera más activa en la región: cerca de 600 personas dan positivo a diario en el test de covid-19", dijo la alcaldía al justificar la medida.

La celebración de Nuestra Señora de la Asunción, que suele congregar a 25.000 fieles en Lourdes (sudoeste de Francia), una de las peregrinaciones más importantes de la cristiandad, se celebra este sábado con 10.000 fieles obligados a llevar mascarilla.

Como consecuencia del rebrote en Francia, el Reino Unido impuso desde este sábado una cuarentena de 14 días los viajeros procedentes de ese país, así como de Holanda y Malta. La medida sigue vigente para España, Bélgica, Andorra y Bahamas.

Miles de británicos se apresuraron en las últimas horas para volver a su país. "Regresamos a casa para evitar (la cuarentena) porque mi mujer trabaja y yo debo ocuparme de mi nieta", dijo a la AFP Paul Trower, un jubilado que anuló sus vacaciones y volvió en ferry desde Calais, en el norte de Francia.

En España, con 3.000 infecciones diarias en los últimos dos días, el gobierno decretó el viernes la prohibición de fumar en la calle, salvo si se puede mantener la distancia de seguridad de dos metros, medida en vigor ya en las regiones de Galicia y Canarias. También se volverán a cerrar discotecas, bares nocturnos y salones de bailes. Los restaurantes y otros bares deberán cerrar a la una de la mañana.

El aumento de los contagios por ahora no se ve acompañado de un crecimiento al mismo ritmo en el número de muertos, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La esperanza de una vacuna 

En Asia, Corea del Sur reforzó este sábado las restricciones en Seúl y sus alrededores, en momentos en que el país registra su mayor número diario de nuevas infecciones en más de cinco meses.

En las últimas 24 horas se reportaron 166 nuevos casos, la cifra más alta desde inicios de marzo, lo que eleva el total del país a 15.039 contagios y 305 muertes.

Nueva Zelanda, alabada por su buena respuesta en la primera ola, prolongó hasta el 26 de agosto el confinamiento en Auckland para frenar el rebrote.

Ante un virus que no da tregua, la esperanza pasa por una vacuna

En América Latina, Argentina y México anunciaron en la semana un acuerdo para producir la diseñada por AztraZeneca y la Universidad de Oxford. 

La excepción es Brasil, que avanza por su propio camino, con acuerdos internacionales que incluyen incluso a la vacuna rusa

Estados Unidos, que invirtió más de 10.000 millones de dólares en seis proyectos de vacunas y firmó contratos que garantizan la entrega de cientos de millones de dosis en caso de éxito, prometió vacunar gratis a los estadounidenses.