Escucha esta nota aquí

De la reapertura del Coliseo en Roma a la de los comercios en Rusia, Europa dio este lunes un nuevo paso hacia una suerte de regreso a la normalidad ante la pandemia del coronavirus, quecontinúa provocando estragos en América Latina, con un millón de casos de covid-19, la mitad de ellos en Brasil.

Más de 6,1 millones de casos del nuevo coronavirus fueron declarados oficialmente en el mundo, de los cuales casi dos tercios en Europa y Estados Unidos, según el recuento de la AFP. La pandemia ha dejado más de 370.000 muertos.

El foco está centrado ahora en América Latina, que superó el domingo el umbral simbólico del millón de casos, en particular en Brasil, que registra 514.849 contagios y más de 29.000 muertos.

Con 210 millones de habitantes, el gigante sudamericano es escenario de una gran tensión política, ya que el presidente ultraderechista Jair Bolsonaro se opone al confinamiento que han decretado varios gobernadores y alcaldes.

El domingo, en su último desafío hasta la fecha, se unió a sus partidarios frente al palacio de gobierno en Brasilia, sin utilizar mascarilla, aunque evitó estrecharles las manos, mientras que en Sao Paulo estallaban enfrentamientos entre manifestantes opuestos a Bolsonaro y seguidores del presidente contrarios a las medidas de confinamiento impuestas en el estado. 

La pandemia corre como un reguero de pólvora por toda la región. México, con 120 millones de habitantes, tiene más de 90.000 casos declarados y se acerca a los 10.000 muertos. Perú, de 33 millones de habitantes, registra unos 4.500 decesos, pero es el segundo país latinoamericano en número de casos de Covid-19 con 164.476 infectados

Chile, por su parte, superó este domingo los 1.000 fallecidos y rozó los 100.000 contagios. El país, de 18 millones de habitantes, ha experimentado un brusco cambio de escenario de la enfermedad en las últimas dos semanas, según un reciente reporte oficial.

 Rusia se desconfina

Este panorama sombrío contrasta con lo que sucede en Europa, donde se han registrado 178.080 fallecidos y más de 2,1 millones de contagios, pero la situación se normaliza. 

A pesar de un reciente rebote en el número de nuevos casos diarios, Moscú flexibilizó un poco más este lunes sus restricciones autorizando a los comercio no esenciales a reabrir tras más de dos meses de cierre. Sus habitantes pueden ahora pasearse, siempre y cuando porten una mascarilla y respeten un completo sistema de horarios.

"El dinero va a volver a circular", celebraba Olga, vendedora de una tienda de bolsos y alhajas, feliz de ver a algunos clientes.

Si bien los viajes de un país a otro siguen siendo a menudo imposibles, los lugares turísticos más importantes vuelven a abrirse en Europa. Este lunes fue el turno del Museo Guggenheim en Bilbao (España), el Gran Bazar de Estambul, con sus 3.000 tiendas y 30.000 comerciantes, y el Coliseo de Roma, iluminado para la ocasión con los colores de la bandera italiana.

Conocido por su vanguardista edificio de formas sinuosas diseñado por el arquitecto Frank Gehry, el Guggenheim abrirá con horario reducido de 14:00 a 19:00 durante junio, según indicó la institución en su página web.

Todos los museos de España, uno de los países más golpeados por la pandemia del coronavirus con más de 27.000 fallecidos, cerraron al declararse el 14 de marzo un estricto confinamiento de la población para reducir los contagios.

Para Italia, la reapertura del Coliseo, que se suma a la de otros monumentos y sitios históricos en los últimos días, debe ayudar a relanzar el sector clave del turismo, muy afectado por el coronavirus que dejó más de 33.000 muertos en el país.

Polémica en Inglaterra

En Inglaterra, las escuelas cerradas desde mediados de marzo reciben nuevamente a los niños de 4 a 6 años y de 10 a 11, a pesar de las críticas de los sindicatos de maestros y los gobiernos locales que juzgan a la decisión de apresurada. 

"No se puede verdaderamente prometer a los padres que sus niños permanecerán a dos metros unos de otros todo el tiempo", reconoció Bryony Baynes, directora de una escuela primaria de Worcester (oeste de Inglaterra).

A pesar del temor de una segunda ola, un perfume de normalización flota también en Finlandia (reapertura de restaurantes, bibliotecas y otros lugares públicos), Grecia (jardines de infantes y escuelas primarias), Rumania (cafés, restaurantes y playas), así como en Albania, Noruega y Portugal.

Los franceses, de su lado, esperan con impaciencia la vuelta de los cafés y restaurantes el martes, así como el levantamiento de la prohibición de desplazarse a más de 100 km de sus casas.

En Asia, la prensa surcoreana indicó que Corea del Norte reabrirá sus escuelas, tras dos meses de cierre. Pyongyang no ha informado de ningún casos de covid-19, lo que ha provocado sospechas entre los expertos.

Varios frentes para Trump

En Estados Unidos, el país más afectado del mundo con más de 104.000 muertos y más de 1,77 millones de casos, el presidente Donald Trump no solo enfrenta una gigantesca crisis sanitaria, sino también un estallido de protestas y disturbios en varias ciudades tras la muerte de un afroestadounidense a manos de un policía.

La pandemia provocó otras 598 muertes en Estados Unidos en un día, según el balance publicado el domingo por la universidad Johns Hopkins.

Las medidas de confinamiento han generado malestar ciudadano en países como Estados Unidos, España y Argentina, y crecen las presiones a los gobiernos para que vuelvan a poner en marcha sectores económicos vitales.

Venezuela, donde el nuevo coronavirus ha dejado 1.459 casos y 14 muertes, anunció por otra parte un plan de flexibilización de la cuarentena que el presidente Nicolás Maduro llamó "el 5 más 10".

El plan consiste en alternar cinco días en los que se retomarán las actividades económicas en distintos sectores, con medidas de precaución como el uso de tapabocas, con 10 días de cuarentena.