Escucha esta nota aquí

La residencia Carpe Diem, de la ciudad de Buenos Aires, este jueves perdió su habitual tranquilidad cuando personal médico llegó en ambulancias para trasladar a hospitales a 25 ancianos que están contagiados de coronavirus.

"Apareció un caso que dio positivo de un empleado. Ahora estamos retirando a 25 contagiados de los 40 residentes, aunque están asintomáticos", dijo un médico en la puerta del asilo en el barrio de la Recoleta, donde también dieron positivo cinco empleados.

Los restantes 15 residentes también serán llevados para ser sometidos a test y atendidos en institutos privados adheridos a sus respectivos seguros de salud, según fuentes sanitarias.

Fuentes del Gobierno porteño le dijeron a Clarín que el geriátrico aplicó en forma correcta el protocolo para estos casos, y que pese a que la mayoría de los residentes estaba asintomáticos, decidieron testearlos a todos por su cuenta.

Además, revelaron al mismo diario que la semana pasada ya les habían realizado el test a todos los residentes y al personal, y todos habían dado negativo.

Desde que se produjo el primer caso de la pandemia en Argentina, el 4 de marzo, la estadística oficial registra 5.195 casos, 273 muertos y 1.601 recuperados.

Los epidemiólogos e infectólogos que asesoran al Gobierno afirman que los geriátricos, las cárceles y los asentamientos de la capital argentina y su periferia son los focos potencialmente más peligrosos de contagios masivos.