Escucha esta nota aquí

El Gobierno de Evo Morales dice que Chile no lo sorprendió. Ahora, anuncia que Bolivia presentará una contrademanda para defender las aguas del Silala, que La Paz considera que son parte de un manantial y no de un río internacional tal como señala Santiago.

"Nos roban y ahora nos demandan", dijo Morales durante una extensa conferencia de prensa.

El Gobierno de Michelle Bachelet presentó ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) la solicitud de demanda por las aguas del Silala.

Las autoridades chilenas establecieron cinco puntos en su procedimiento, y el que más defiende es que considera que este recurso es un río internacional. Bolivia no reaccionó de forma oficial y evalúa la respuesta; sin embargo, el presidente Evo Morales y el canciller David Choquehuanca defienden que el Silala es un manantial y que su cauce fue desviado por Chile con obras civiles.

La idea se la trabajó durante tres meses. Chile tiene una sola justificación: se adelantó a Bolivia porque quieren evitar una ‘incertidumbre jurídica’, explicó el canciller chileno, Heraldo Muñoz, que enumeró los cinco pilares de la demanda de Santiago.

“Por instrucción de la presidenta de la República, a esta misma hora en La Haya la directora de Fronteras y Límites de la Cancillería, Ximena Fuentes, ha hecho entrega al secretario de la Corte la solicitud de la demanda chilena, para que se determine si el río Silala es un río internacional”, detalló Muñoz.

Chile pide a la CIJ que “decida que el río Silala es un curso de agua internacional, cuyo uso se encuentra regido por el derecho internacional”, señala el documento que introdujeron ante el tribunal. También proponen obligar a Bolivia a que evite la contaminación del recurso.

El Silala es un manantial
Después de conocida la noticia, el presidente Evo Morales escribió en su cuenta oficial de Twitter: “Si las autoridades de Chile tienen valores deberían preguntar a La Haya a quién pertenecen los manantiales del Silala (sic)”.

Ayer, por la mañana, el canciller Choquehuanca se reunió con René Martínez, responsable de la Dirección de Defensa de las Aguas del Silala, para analizar el caso. Luego, pasado el mediodía, ambos se trasladaron a la residencia presidencial de San Jorge para encontrarse con el mandatario Evo Morales. A esa cita acudieron ministros y el procurador general, Héctor Arce. Se estima que hoy el jefe de Estado emita la posición oficial boliviana.

En una entrevista concedida la semana pasada a EL DEBER, Choquehuanca defendió que el Silala son aguas manantiales y dijo que no se debe permitir que Chile quiera establecer que es un río internacional.

“Estamos seguros al decir que (el Silala) son aguas manantiales; Chile dice que es un río internacional, nosotros no podemos aceptar eso”, insistió el canciller.

El 23 de marzo, el jefe de Estado anunció que se investigarán mecanismos para demandar a Chile, esta vez por las aguas del Silala. Se creó una unidad especializada y el equipo trabajaba en recopilar información y se consulta con abogados del exterior, expertos en derecho internacional.

El ministro de Autonomías, Hugo Siles, señaló a este medio que el anuncio chileno no sorprendió en el Ejecutivo y que se prepara una respuesta