Escucha esta nota aquí

El exjefe de la agencia de inteligencia de Kazajistán fue detenido por sospechas de alta traición, indicó este órgano el sábado, después de haber sido destituido en medio de las recientes protestas en esta antigua república soviética.

Al cumplirse casi una semana de crisis en este país de Asia central, el Kremlin informó este sábado que el presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo kazajo, Kassym Jomart Tokayev, mantuvieron una “larga” conversación telefónica tras estos disturbios sin precedentes.

La detención de Karim Masimov, un ex primer ministro y durante mucho tiempo aliado del expresidente y fundador del país Nursultán Nazarbáyev, es la primera consecuencia de calado en plena crisis en este país, la más grave en varios años.

Un portavoz de Nazarbáyev desmintió rumores de que el exmandatario hubiera huido de Kazajistán, y efectuó un llamado a “no difundir informaciones falsas y especulativas”.

Nazarbáyev llamó a “todos los ciudadanos a unirse en torno al presidente de Kazajistán para permitirle superar esta crisis y garantizar la integridad del país”, informó en Twitter Aidos Ukibay, su portavoz.

El mayor país de Asia central ha sido escenario de protestas que estallaron el domingo en las provincias, tras una subida del precio del gas, y se extendieron a otras ciudades, y sobre todo a Almaty, la capital económica, donde las manifestaciones se convirtieron en violentos disturbios.

Un contingente de tropas rusas y de otros países aliados llegó el jueves a esta antigua república soviética para apoyar al gobierno y proteger los edificios oficiales, junto a las fuerzas de seguridad locales.

Los presidentes Putin y Tokayev “intercambiaron opiniones sobre las medidas para restaurar el orden en Kazajistán”, dijo este sábado el Kremlin sobre la conversación de los mandatarios, añadiendo que ambos acordaron seguir en contacto “permanente”.

Comentarios