Escucha esta nota aquí

El exdirector de la petrolera estatal mexicana Pemex, Emilio Lozoya, actualmente bajo proceso judicial, acusó a expresidentes y políticos principalmente del opositor PAN, de participar en distintos hechos de corrupción, en una declaración ante la fiscalía que fue filtrada a la prensa.

En su declaración por escrito, filtrada el miércoles por la noche a los medios de comunicación, Lozoya dijo que por instrucciones del expresidente Enrique Peña Nieto y el exsecretario de Hacienda y excanciller, Luis Videgaray, entregó sobornos a legisladores para que aprobaran reformas estructurales, entre ellas la energética, que abrió el sector a la iniciativa privada tras 71 años de monopolio estatal.

"Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray me indicaron en febrero del 2013, que se requería entregar montos importantes de dinero a la oposición para que ésta votara a favor de ciertas reformas estructurales", dice Lozoya en el documento. 

El exfuncionario dijo también que los entonces senadores del Partido Acción Nacional (PAN derecha) Francisco García Cabeza de Vaca y Francisco Domínguez, hoy gobernadores de los estados de Tamaulipas (noreste) y Querétaro (centro), recibieron sobornos, aunque ambos han negado las acusaciones. 

Lozoya dijo también que entregó poco más de seis millones de pesos (unos 300.000 dólares) al excandidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya, quien también negó la acusación. 

"Que no sueñen con que me voy a dejar. Conmigo se van a topar con pared. No me importa cuánto tiempo me tome", dijo Anaya en un video subido a redes sociales. El político panista compitió con el presidente Andrés Manuel López Obrador durante la elección de 2018 y previamente fue diputado federal. 

Lozoya dijo que durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) se dieron condiciones ventajosas a la empresa Braskem, filial de la constructora brasileña Odebrecht, para la construcción de una planta petroquímica. 

En respuesta, Calderón dijo en Twitter que Lozoya es utilizado por el presidente Andrés Manuel López Obrador "como instrumento de venganza y persecusión política".

Lozoya dijo también que el expresidente Carlos Salinas (1988-1994) cabildeaba para que uno de sus hijos recibiera proyectos de Pemex. 

La fiscalía general rechazó haber filtrado el documento y anunció que inició una investigación al respecto, aunque no negó su autenticidad. 

Sin embargo, el presidente López Obrador dijo que la denuncia es auténtica por la reacción que tuvieron los involucrados. 

"Ya tengo conocimiento de la denuncia que presuntamente presentó el señor Lozoya, todo indica que es cierta, efectiva, que no es apócrifa, que es la denuncia que en efecto presentó a la procuraduría", dijo el mandatario en su habitual conferencia de prensa matutina.