Escucha esta nota aquí

El exministro Julio de Vido, influyente figura durante los 12 años de la gestión kirchnerista (2003-2015) al frente del ministerio de Planificación, reapareció este miércoles y habló por primera vez sobre el caso José López, el exfuncionario kirchnerista que fue sorprendido intentando ocultar bolsas con millones de dólares. 

"Estoy muy consternado con lo que pasó. Y expreso mi profunda condena de verificarse el delito. No soy juez. Estoy dolido y consternado", dijo De Vido en diálogo con el canal de noticias TN.

De Vido además negó que López haya sido uno de sus colaboradores más cercanos. No era mi mano derecha, él era secretario y yo era ministro", agregó. 

Nueva causa en su contra


El exministro sumó el miércoles una nueva causa penal en su contra. El juez Sebastián Ramos acusó a De Vido y al exsecretario de Transporte Ricardo Jaime -preso por otras causas- de "incumplimiento de los deberes de funcionario público" y "negociaciones incompatibles" con el cargo, en la causa que investiga la renegociación de contratos ferroviarios. El juez también ordenó un embargo millonario a cada uno de los exfuncionarios.

Jaime fue jefe del área estatal de Transporte durante el gobierno del fallecido expresidente Néstor Kirchner (2003-2007).

De Vido, de 66 años, actualmente diputado por el kirchnerista Frente para la Victoria (FpV), tuvo en su ministerio a José López, el exsecretario de Obras Públicas, que dejó en shock a Argentina la semana pasada cuando la policía lo sorprendió lanzando a un monasterio bolsos con casi nueve millones de dólares, relojes de lujo y portando un arma de guerra.

La nueva causa que implica a De Vido sostiene que al no haberse renegociado unos contratos ferroviarios entre 2003 y 2009, hubo discrecionalidad en la asignación de los subsidios millonarios al transporte, falta de control de las concesionarias y se otorgaron contratos de obras sin licitación, indicó el fallo judicial.

El exministro De Vido también está implicado en la causa por la llamada "tragedia de Once", cuando un tren con 1.200 pasajeros embistió en 2012 los paragolpes de la terminal en el barrio capitalino de Once, causando 51 muertos y 789 heridos.

Entre la maraña de denuncias y causas que ha abierto la justicia contra exfuncionarios y empresarios allegados al kirchnerismo desde que asumió el presidente Mauricio Macri en diciembre, De Vido es uno de los más complicados.

Para la segunda semana de julio, la justicia espera a De Vido por un tercer caso, que data de 2011, relacionado con su gestión en el ministerio de Planificación, y por el cual también citaron a la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

El juez Marcelo Martínez de Giorgi investiga presuntas irregularidades en el programa de construcción de viviendas sociales del programa Sueños Compartidos de las Madres de Plaza de Mayo, que contaba con financiamiento del Estado durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

El Programa, un gigantesco emprendimiento que construía miles de viviendas, escuelas y hospitales en barrios pobres, quedó trunco en 2011 al estallar un escándalo por denuncias de corrupción.

Por este caso también fue citado José López, detenido tras el escandaloso hallazgo del botín.

Te puede interesar:,