Escucha esta nota aquí

Facebook amenazó este martes con impedir que los usuarios y los medios de comunicación australianos compartan noticias, en caso de adoptarse un proyecto de ley para obligar a los gigantes digitales a pagar por los contenidos proporcionados por los órganos de prensa.

Los australianos ya no tendrían derecho a compartir información nacional o internacional en Facebook o Instagram, afirma la compañía estadounidense, diciendo que esta decisión es "la única manera de protegerse contra una consecuencia que desafía la lógica".

Canberra reveló en julio un borrador de "código de conducta vinculante" que obligaría a los gigantes que dominan internet, como Google y Facebook, a pagar a los medios de comunicación australianos, que atraviesan dificultades financieras, por sus contenidos.

El código también prevé la transparencia de los algoritmos utilizados para elaborar el orden de aparición de los contenidos, así como sanciones de varios millones de dólares en caso de infracción.

Este proyecto de ley "malinterpreta la dinámica de internet y causará daños a los órganos de prensa que el gobierno intenta proteger", afirmó Will Easton, director general de Facebook en la región.

"Lo más desconcertante es que obligaría a Facebook a pagar a los grupos de prensa por el contenido que voluntariamente colocan en nuestras plataformas y a un precio que ignora el valor financiero que les aportamos", lamenta en un comunicado.

También acusó al gendarme australiano de competencia (ACCC), autor del código, de "ignorar hechos importantes" durante el proceso de consulta que terminó el lunes. "La ACCC asume que Facebook es el máximo beneficiado de su relación con los grupos de prensa cuando en realidad es al revés", estimó.

"La información constituye una fracción de lo que ven en su +news feed+ (sección de noticias) y no es una fuente importante de ingresos para nosotros", según Easton.

Easton dijo que Facebook generó 2.300 millones de clics en sitios web australianos durante los primeros cinco meses de 2020, o sea 200 millones de dólares australianos (126,5 millones de euros, 150 millones de dólares).

Dijo asimismo que la compañía se ha preparado para el lanzamiento en Australia de "Facebook News", una sección de noticias lanzada en Estados Unidos el año pasado. 

"En lugar de ello, nos queda la opción de retirar las noticias por completo o aceptar un sistema que permite a los grupos de prensa cobrarnos tanto contenido como quieran a un precio sin límites precisos", agregó.