Escucha esta nota aquí

La explosión en una casa parroquial en Madrid dejó la semana pasada un trágico escenario en la capital española, con cuatro víctimas mortales, y a una familia consternada después de que su perro desapareciera tras la deflagración. Pero cuatro días más tarde, Brutus ya está en casa.

El perro, que se había perdido asustado por la explosión de la calle Toledo, ya está en casa. El animal estuvo cuatro días desaparecido y ha sido encontrado este fin de semana en un descampado del barrio Delicias.

De raza grande y pelaje oscuro, Brutus huyó asustado cuando una fuga de gas hizo volar por los aires las plantas superiores del edificio situado en el número 98 de la citada vía. Sus dueños emprendieron la búsqueda y, hoy, atemorizado y con heridas en las almohadillas de tanto deambular solo, se ha reunido con su familia en un emotivo reencuentro difundido en las redes sociales. 

"¿Qué ha pasado? ¿Cómo has sobrevivido? ¡Qué valiente!", le dice su dueña entre caricias, mientras Brutus gime de alegría y menea el rabo. Su familia ha querido dar las gracias a todos aquellos que han ayudado a que su perro, "muy pacífico", haya podido volver con los suyos.


Comentarios