Escucha esta nota aquí

Hasta antes del 24 de febrero, cuando comenzó la invasión de Rusia en Ucrania, vivían en ese país cerca de 100 familias bolivianas que lograron huir de la violencia. Casi todos pasaron la frontera y quieren retornar a Bolivia, aunque preocupa la situación de un médico y su familia que residía en la devastada ciudad de Mariúpol.

“Perdimos contacto con él. La última vez que conversamos fue hace tres días”, informó a EL DEBER Vladimir Tordoya Rojas, quien fue cónsul honorario de Bolivia en Ucrania. Él y su familia ahora están en Praga, capital de la República Checa, tras vivir una odisea para salvar sus vidas.

"Se trata de Cesar Víctor Duran Medina y familia. Lo estoy llamando y no me contesta. Es muy extraño. ruego a Dios que esté bien. "La situación es muy terrible. Muchos residentes bolivianos se contactan conmigo y yo he colaborado para ubicarlos”, apuntó.

Tordoya relató cómo logró huir de Ucrania junto a su familia en medio de detonaciones de explosivos y el sonido estridente de ambulancias y la movilización de tropas. “Nosotros salimos por Albania, luego pasamos a Rumania y ahora estamos aquí (Praga)”, explicó.

“Actualmente, casi todos los bolivianos ya salieron a la frontera y están tramitando su refugio o esperando algún vuelo solidario que los lleve a Bolivia”, remarcó manifestando su preocupación por las personas de la tercera edad y niños ucranianos que están sufriendo por los ataques.

“También hemos sabido de un boliviano que está en la zona roja, pero no quiere dejar Ucrania porque cree que la guerra terminará pronto, pero nadie sabe cuánto tiempo durará este conflicto”, señaló Tordoya.

Destacó el trabajo del embajador de Bolivia en Alemania, Alex Díaz Mamani, quien está coordinando la atención de los ciudadanos bolivianos que, en muchos casos, llegan a los países fronterizos de Ucrania sin papeles porque “salieron con lo que llevaban puesto”.

“Desde Praga, en coordinación con la Embajada de Bolivia en Berlín, estamos tratando de que algunos ciudadanos de padres bolivianos y ucranianos traten de pasar la frontera con un certificado boliviano extendido por nuestra embajada”, señaló Tordoya a esta redacción.  

Mientras tanto, llegó a Bolivia el primer grupo de cinco bolivianos repatriados de Ucrania. Se trata de David Martínez, quien ya está en La Paz junto a su familia, y  Óscar Ubertovich, que se afincó en Cochabamba.

“Alegres de estar en nuestra tierra después de tantas cosas. Hemos perdido la cuenta por los países que pasamos desde que una bomba estalló cerca de nuestra casa. Tuvimos que salir sin nuestras cosas, escapando a pie; llegando hasta la estación de trenes. Hicimos muchas cosas para poder salir”, afirmó Martínez junto a su familia.

Además, el domingo, 12 de marzo, llegó al país una pareja de ciudadanos ucranianos. Mykhailo y Oksana Karpenko arribaron a Santa Cruz  en calidad de “refugiados”. El sábado habían intentado ingresar a suelo boliviano, pero fueron rechazados por errores administrativos en Migración. 

Comentarios