Escucha esta nota aquí

En medio de una creciente incertidumbre por la salud de la economía mundial y una región que arrastra la ralentización de Argentina, Brasil, México y Venezuela, el Fondo Monetario Internacional (FMI) bajó su pronóstico de crecimiento económico de Bolivia de 4 a 3,9% en 2019, y de 3,8% en 2020. Pese a la reducción, Bolivia aparece entre las economías con mayor crecimiento de la región.

El dato fue incluido en el informe Perspectivas de la Economía Mundial, que asegura que el crecimiento de Bolivia está por encima del promedio del 0,2 por ciento pronosticado para América Latina y el Caribe para este año y del 1,8 por ciento previsto para 2020, según el reporte de ese organismo.

El Ministerio de Economía y Finanzas Públicas indicó a EL DEBER que, pese a los ajustes, el FMI está ratificando que Bolivia tendrá el mayor crecimiento económico de la región.

En medio de un contexto económico regional altamente deteriorado por la desaceleración del comercio mundial, la baja de precios de materias primas y la elevada incertidumbre económica mundial, el FMI posicionó en su último informe de Perspectiva Regional (REO) a Bolivia como “la economía de mejor desempeño para 2019”.

El Gobierno de Bolivia proyecta un crecimiento del PIB del 4,5 por ciento para este año y una inflación estimada del 4 por ciento, según datos del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas del país.

Las autoridades bolivianas confían en alcanzar ese porcentaje con el impulso de actividades como la administración pública, restaurantes y hoteles, agricultura, inmuebles, servicios a empresas y las industrias manufactureras, entre otras, según la misma fuente.

También resaltó que la reciente revisión de proyecciones del organismo prevé una “baja generalizada que afecta a todos los países de la región, siendo Bolivia la menos afectada”.

 Indicadores clave

El FMI también proyecta que el indicador de precios al consumo en Bolivia cerrará este año en el 1,7 por ciento y llegará al 3,1 por ciento el próximo.

El informe del organismo prevé, además, un déficit por cuenta corriente del 5 por ciento para esta gestión y del 4,1 por ciento para 2020.

Las proyecciones de desempleo del FMI para Bolivia este año y el próximo se mantienen en 4 por ciento, frente a un 3,5 registrado en 2018, según el organismo.

 América Latina, a la baja

El FMI rebajó sus previsiones de crecimiento para América Latina -hasta el 0,2 % este año, cuatro décimas por debajo de lo pronosticado en julio, y hasta el 1,8 % en 2020, cinco décimas menos- por la desaceleración de México y Brasil, y la agudización de la crisis en Argentina y Venezuela.

“En América Latina la actividad se desaceleró notablemente a principios de año en las economías más grandes, reflejando principalmente factores idiosincráticos. Ahora se espera un crecimiento en la región del 0,2 % este año”, señala el FMI en su informe de Perspectivas Económicas Globales.

Para el FMI, esta “considerable” revisión a la baja para 2019 se debe básicamente a la evolución de Brasil, donde las interrupciones en el suministro minero lastraron la actividad del país en la primera mitad del año, y de México, donde la inversión sigue “débil” y el consumo privado se ha desacelerado por la incertidumbre política, la menor confianza y los mayores costes de la deuda.

El FMI prevé que la economía brasileña crezca un 0,9 % este año, una décima más de lo que pensaba en julio, y un 2% en 2020, cuatro décimas menos. No obstante, el descenso es más acusado si se compara con la previsión de abril: 1,2 puntos menos para este año y un 0,5% menos para 2020.

Según el Fondo, en México la economía avanzará un 0,4% este año y un 1,3% el próximo año, cinco y seis décimas por debajo de lo estimado anteriormente.

Crisis en Argentina

Asimismo, el FMI espera que la economía argentina se contraiga “aún más” en 2019 debido a una menor confianza, una mayor inestabilidad política y condiciones de financiamiento externo más estrictas.

De hecho, los cálculos del Fondo apuntan a que Argentina se contraerá un 3,1% en 2019 y un 1,3% en 2020.

“En Argentina, las elecciones primarias de agosto desencadenaron un fuerte aumento de los rendimientos de los bonos soberanos en medio de una mayor venta masiva de activos argentinos”, explica el organismo respecto a las primarias en las que el peronista Alberto Fernández se impuso, con una amplia ventaja, al actual presidente, el conservador Mauricio Macri.

El organismo internacional subraya que la “profunda crisis humanitaria y la implosión económica en Venezuela continúan teniendo un impacto devastador en la región”, ya que la economía venezolana se reducirá aproximadamente un tercio en 2019 (-35%).