Escucha esta nota aquí

Senadores franceses aprobaron el jueves una "enmienda de la UNEF" que permite la disolución de las asociaciones que celebren reuniones de carácter racial. Este debate surgió después de que la presidenta del sindicato estudiantil UNEF reconociera la existencia de encuentros "no mixtos", es decir sin blancos, por ser reservados a las víctimas de racismo.

En marzo, las declaraciones de Mélanie Luce, la presidenta del principal sindicato de estudiantes, la UNEF (Unión Nacional de Estudiantes de Francia), sobre la existencia de reuniones “no mixtas” destinadas a las personas de color víctimas de racismo, desataron una intensa polémica en la clase política francesa.

Mélanie Luce había explicado el 17 de marzo en la radio Europe 1: "Hay reuniones no mixtas sobre las discriminaciones, ya sea en relación con las mujeres, el colectivo LGBT o el racismo. Se trata de grupos de discusión internos de la organización. (...) No son reuniones públicas. Cualquier persona que se sienta concernida puede venir, nunca hemos rechazado a nadie".

Como consecuencia, los senadores adoptaron por unanimidad, este jueves 1 de abril por la noche, una "enmienda de la UNEF", que permite que el Gobierno disuelva una asociación mediante un decreto adoptado en el Consejo de Ministros, por prohibir "a una persona o grupo de personas por su color, origen o pertenencia o no pertenencia a una determinada etnia, nación, raza o religión, participar en una reunión".

Marlène Schiappa, la ministra delegada de Ciudadanía, expresó su "oposición personal y la del Gobierno a este tipo de reuniones", pero aseguró que lo más probable es que la enmienda sea inconstitucional, ya que permite vulnerar la libertad de asociación por motivos distintos a los estrictamente relacionados con la preservación del orden público.

La enmienda inicial era más amplia, ya que permitía la disolución de las asociaciones que organizaran "reuniones sindicales o públicas contrarias a los principios republicanos". La versión final fue aprobada durante el debate en primera lectura del proyecto de ley para reforzar el respeto a los principios de la República, más conocido como "proyecto de ley contra el separatismo".

La enmienda recibió inmediatamente el apoyo de la derecha del Senado, mientras que la izquierda se mostró más cautelosa y esperó a que el texto de la enmienda cambiara para votar a su favor.

 

Comentarios