Escucha esta nota aquí

El fiscal general de París, Remy Heitz, anunció ayer la apertura de una amplia investigación preliminar sobre la criticada gestión de la crisis del Covid-19 en Francia, centrada en particular en las acusaciones de "homicidio involuntario" o de "poner en peligro la vida de otras personas". Estas demandas apuntan a los principales reclamos expresados en relación con el manejo de la epidemia: medidas de protección en el lugar de trabajo, el suministro de mascarillas de protección y tests.

La investigación es una primera respuesta judicial a unas cuarenta denuncias, más o menos detalladas, recibidas por el Ministerio Público de París durante la cuarentena en Francia. Las demandas fueron presentadas por familiares de las víctimas, organizaciones profesionales o, en un "proceso de petición", a través de quejas estándar publicadas en el sitio web plaintecovid.fr.

 Estas denuncias se dirigen a veces a funcionarios administrativos por su nombre, en particular al Director General de Sanidad de Francia Jérôme Salomon, que estuvo en primera línea de los medios de comunicación durante la epidemia en Francia, o a la Santé Publique France, la agencia nacional de salud pública. La administración penitenciaria y el Ministerio de Trabajo también están en el punto de mira, entre otros.

Esta amplia investigación reúne los 13 procedimientos dedicados a las denuncias de asociaciones o sindicatos y una decimocuarta que abarca 33 demandas, la gran mayoría de las cuales son de particulares, de plaintecovid.fr.

 Esta vasta investigación de alcance nacional no se refiere a la gestión de la crisis en los geriátricos, que actualmente es objeto de investigaciones locales, entre ellas dos en París, pero también en Nanterre o Grasse (Alpes Marítimos).

 Estas nuevas investigaciones apuntan a los principales reclamos expresados en relación con el manejo de la epidemia: medidas de protección en el lugar de trabajo, el suministro de mascarillas de protección y tests.

 La investigación de la Fiscalía de París, que sigue recibiendo nuevas denuncias, se ha abierto por "homicidio", "lesiones involuntarias", "poner en peligro la vida de otras personas", "no combatir intencionadamente una catástrofe", "no asistir a una persona en peligro".

Tests y mascarillas  

Aunque la supuesta falta de previsión del actual Gobierno, pero también de sus predecesores han sido objeto de duras críticas en esta crisis, la investigación no se centra en el Jefe de Estado Emmanuel Macron, que es criminalmente irresponsable, ni en los miembros del gobierno, cuya posible responsabilidad penal recae en el Tribunal de Justicia de la República, que hasta ahora ha recibido 80 denuncias.

 "La investigación criminal no está ahí para definir las responsabilidades políticas o administrativas, sino para descubrir posibles delitos", dijo Heitz.

 "Si hay delitos, lo más probable es que - es una hipótesis - no sean intencionales. Pero la ley establece condiciones precisas para la tipificación de estos delitos: exige la prueba de una 'falta calificada' que no es simple imprudencia o negligencia", explicó el fiscal.

Según el fiscal, la combinación de estas investigaciones permitirá establecer una base documental común sobre el estado de los conocimientos científicos sobre la enfermedad, las pruebas o las máscaras. En efecto, "para este tipo de delito, el código penal establece claramente que las responsabilidades deben evaluarse "en función de los medios y conocimientos de que dispongan en el momento de las decisiones", dijo Heitz.

Hasta ahora, en los grandes casos de salud pública (sangre contaminada, amianto, etc.), los tribunales han intervenido después de los hechos.

La investigación fue encomendada a la Oficina Central de Lucha contra los Daños al Medio Ambiente y a la Salud Pública (OCLAESP, por sus siglas en francés).

 "Estamos decididos, esta investigación es esperada, pero debe llevarse a cabo con cautela", dijo el fiscal, mientras que durante el confinamiento de los abogados de los demandantes le reprocharon no haber abierto inmediatamente las investigaciones.

 Varias organizaciones ya han pedido que se nombre un juez de instrucción independiente para llevar a cabo las investigaciones.

 "En un caso que implica a las autoridades políticas, es completamente anormal que sea la fiscalía, que a su vez depende de las autoridades políticas, la que lleve a cabo una investigación, aunque sea preliminar, porque determina todo el seguimiento", dijo Coronavictimes, asociación de víctimas del Covid-19, en un comunicado.

La misma opinión fue expresada por el grupo Inter Urgencias, asociación de paramédicos, que pidió "una investigación exhaustiva, realizada por un juez independiente y no por el ministerio público, para estar en consonancia con lo que está en juego".