Escucha esta nota aquí

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció este martes que relanzará la construcción de reactores nucleares para cumplir los objetivos de reducción del alza de las temperaturas del planeta, junto al desarrollo de energías renovables.

"Por primera vez desde hace décadas, vamos a relanzar la construcción de reactores nucleares y continuar desarrollando las energías renovables", anunció Macron, de cara a cumplir con los objetivos climáticos, como la neutralidad de carbono en 2050.

A su juicio, esto permite "estar a la altura" de sus compromisos, en plena reunión de casi 200 países en Glasgow para la conferencia de la ONU sobre clima (COP26).

"Este es un mensaje fuerte de Francia", agregó el mandatario.

En un contexto de alza de los precios del gas, la electricidad y el combustible, que obligó a actuar a su Gobierno, Macron defendió también que esta medida permitirá "garantizar la independencia energética" y "el abastecimiento eléctrico".

"Si queremos pagar nuestra energía a precios razonables y no depender del extranjero, necesitamos seguir ahorrando energía e invirtiendo en la producción de energías descarbonizadas", subrayó.

La segunda economía de la Unión Europea (UE), que genera la mayor parte de su electricidad a través de la energía nuclear, solo construye actualmente un reactor nuclear de nueva generación, aunque estudia la construcción de otros seis EPR.

En octubre, el mandatario ya anunció la inversión de 1.000 millones de euros (unos 1.150 millones de dólares) en pequeños reactores nucleares modulares, en su plan para reindustrializar Francia para 2030 y descarbonizar su economía.

La energía nuclear no genera prácticamente gases de efecto invernadero, pero su utilización para limitar el calentamiento global divide a países y expertos, especialmente por los desechos que produce y por su imagen pública.

Esta fuente de energía, que representa el 10% de la producción mundial de electricidad, progresa así en la mayoría de escenarios de los expertos climáticos de la ONU (IPCC) para limitar el calentamiento del planeta a 1,5 ºC, respecto a finales del siglo XIX.

Los anuncios del presidente centrista, que todavía no confirmó si opta a la reelección en las presidenciales de abril, fueron rápidamente criticados por sus eventuales rivales, especialmente de izquierda y ecologistas.

"Hay que abandonar la energía nuclear. Es costosa y peligrosa", aseguró el izquierdista Jean-Luc Mélenchon, quien, al igual que el ecologista Yannick Jadot, cargó contra los sobrecostes y el retraso del reactor en construcción en Flamanville.

En un comunicado, Greenpeace criticó la idea de relanzar una energía, que "encadena los fiascos". "El anuncio (...) está completamente desconectado de la realidad", agrega la oenegé, que urge al "presidente-candidato" a consultar a la ciudadanía.

Comentarios