Escucha esta nota aquí

El papa Francisco omitió este miércoles uno de los temas más esperados del Sínodo de la Amazonia: la ordenación de hombres casados en las zonas más remotas de esa región. 

Al no hacer referencia al pedido realizado en octubre por obispos amazónicos, para remediar la escasez de sacerdotes, el papa dio por cerrada la posibilidad.

En su "Exhortación apostólica", divulgada este miércoles y titulada "Querida Amazonia", el pontífice no menciona la polémica propuesta, que divide a la iglesia y desató las críticas de los sectores conservadores.

Sin embargo, el papa Francisco reconoce que es necesario que la eucaristía llegue a estos lugares pero se limita a pedir que se rece para que crezcan las vocaciones y que se envíen más misioneros en estas zonas.

El papa Francisco ya había adelantado este martes a un grupo de obispos estadounidenses que quienes esperaran un giro histórico sobre el tema del celibato quedarían “decepcionados”.

El papa propone que existan más “diáconos permanentes y que junto con las religiosas y los mismos laicos asuman responsabilidades importantes para el crecimiento de las comunidades (amazónicas)”.

El tema de la ordenación de hombres casados para garantizar la eucaristía en las zonas más remotas había sido el más controvertido de ese Sínodo con algunos obispos latinoamericanos que lo veían como una necesidad, mientras que la parte más conservadora de la Iglesia lo rechazaba totalmente.