Escucha esta nota aquí

Un gavilán que semanas atrás recibió un meticuloso trasplante de plumas en sus alas volvió a volar este viernes durante pruebas en una clínica con vista a ser liberado en algún bosque o montaña de El Salvador.

"El proceso de recuperación va muy bien, el ave va ganando resistencia, tonicidad muscular y esperamos liberarlo en unas cuantas semanas", contó a la AFP Josué Coto, cirujano veterinario del Ministerio de Medio Ambiente (MARN).

La historia del gavilán se remonta a julio pasado cuando el ave escapó del cautiverio al que era sometido por un hombre y llegó al patio de su vecino, que al ver las alas cercenadas del ave la entregó a la policía que lo trasladó a la veterinaria del MARN. 

Coto encabeza el equipo veterinario que cuida del gavilán café (Rupornis magnirostris), el cual a mediados de setiembre pasado recibió un trasplante de plumas en sus alas.

El ave rapaz de patas amarillas, ojos vivaces y vigilantes, ha sido puesta desde hace unos días a pruebas de vuelo en un patio de una clínica veterinaria del MARN en San Salvador.

En el lugar, un equipo de especialistas veterinarios dirigidos por Coto, preparan cuidadosamente al gavilán para su práctica de vuelo, que dura a lo sumo una hora a diario.

Mientras el ave agita con vigor sus alas, que lucen nuevas plumas con estrías blancas y café, es mantenida sujeta a una cuerda de un metro de largo para evitar que escape.

"La actitud del gavilán ha sido positiva en cuanto a su comportamiento salvaje. Siempre trata de volar y huir, y eso es lo que nosotros queremos ver", agregó Coto, quien se declaró satisfecho con el trasplante.

La liberación del gavilán dependerá de que no se canse rápidamente y logre mantener su resistencia de vuelo. Si todo sale bien, el ave podría ser liberada en un mes.

El trasplante de plumas de alas al que fue sometido el gavilán ha sido el primero en su tipo que se realizó en la clínica veterinaria del MARN, aseguró el cirujano veterinario.

"Estamos muy contentos con el resultado y ahora viendo lo logrado, hemos comenzado a trabajar en crear un banco de plumas para poder hacer en el futuro, si es necesario, nuevos trasplantes", expresó Coto.