Escucha esta nota aquí

La Asamblea Legislativa de Rio de Janeiro (Alerj) abrió este miércoles un procedimiento de destitución del gobernador Wilson Witzel, dos semanas después del allanamiento de su residencia por sospechas de fraudes en la lucha contra el nuevo coronavirus.

Una moción favorable al 'impeachment' fue aprobada por 69 votos a favor y una abstención de los legisladores de este estado de 16,5 millones de habitantes, el segundo más rico de Brasil y también el segundo con más muertos por la pandemia de Covid-19.

El presidente de la Alerj, André Ceciliano (de la oposición de izquierda), encaminó uno de los 14 pedidos de destitución del gobernador que tenía sobre la mesa, basado en "denuncias relacionadas con desvíos en la salud del estado", precisó la institución en su portal.

Ahora una comisión deberá examinar el pedido, que de ser validado será sometido al voto de una nueva sesión plenaria. Si las acusaciones fueran ratificadas en esa instancia, Witzel, de 52 años, sería separado de su cargo durante un máximo de 180 días, durante los cuales un llamado "Tribunal Procesante" de once miembros -legisladores y magistrados- decidirá si lo destituye definitivamente.

Witzel, un aliado de Jair Bolsonaro en las elecciones de 2018, se convirtió en uno de sus más firmes opositores, principalmente debido a las medidas de aislamiento adoptadas para contener el avance de la pandemia, que el presidente de ultraderecha critica por su impacto en la economía. 

El gobernador asegura ser inocente. "Fui electo teniendo como pilar la lucha contra la corrupción y nunca abandoné esa bandera. Eso es lo que demostraré humildemente a las diputadas y diputados" de la Alerj, afirmó en una nota.

El 26 de mayo, la Policía Federal de Brasil allanó la residencia oficial del gobernador, en el marco de una investigación de un supuesto esquema de desvío de dinero en la construcción de hospitales de campaña por la emergencia del nuevo coronavirus.

Río de Janeiro ya registró más de 7.000 muertes y 74.000 contagios de Covid-19, que en todo Brasil se ha cobrado hasta la fecha casi 40.000 vidas y ha infectado a unas 772.000. 

Río, con su capital homónima que es la tarjeta postal de Brasil, conoció sus últimas horas de gloria con los Juegos Olímpicos de 2016, pero desde entonces se sumió en una grave crisis económica y de seguridad.

Los cuatro predecesores de Witzel en la gobernación de este estado con importantes recursos petroleros y turísticos han tenido serios problemas con la justicia. Dos de ellos están actualmente detenidos, incluyendo Sergio Cabral (2007-2014), quien purga penas que suman casi 300 años de cárcel por corrupción.