Escucha esta nota aquí

El gobernador del estado de San Pablo, Joao Doria, anunció este miércoles que peluquerías y gimnasios continuarán cerrados, a pesar de que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, los categorizara el lunes por decreto como "actividades esenciales".

"Sobre el decreto presidencial referente a los gimnasios y peluquerías, aquí en San Pablo el gobierno respeta y oye a su secretario de Salud y a su Comité de Salud, que indican que aún no tenemos condiciones para autorizar la apertura de esos comercios en este momento", dijo Doria en rueda de prensa.

El gobernador dijo estar preocupado por las consecuencias que esa apertura podría tener para los trabajadores de esas áreas. "Nuestro mayor respeto por estos profesionales es garantizar su vida, su salud", declaró.

El estado de San Pablo, el más rico y poblado de Brasil, se encuentra bajo cuarentena parcial desde el 24 de marzo. Epicentro del Covid-19, concentra más de un cuarto de los 177.589 casos de contagio y un 42% de los 9.258 decesos provocados por la pandemia en el país.

La actual cuarentena, vigente hasta el 31 de mayo, solo autoriza el funcionamiento de comercios y locales calificados como esenciales, como supermercados, hospitales, farmacias o bancos.

Bolsonaro incluyó el lunes por decreto en esa lista a peluquerías, gimnasios y barberías, pero por lo menos diez gobernadores, sobre todo del noreste y el norte, anunciaron su decisión de ignorar la orden del presidente, quien se opone a las medidas de confinamiento porque su impacto económico puede ser peor que la enfermedad.

Dimas Covas, coordinador del Comité de Salud del estado de San Pablo, recordó que el contagio del coronavirus se produce a través de las gotículas y también al entrar en contacto con superficies contaminadas. Detalló que debido a la naturaleza de los gimnasios, higienizarlos es "muy complicado", por lo que "son ambientes favorables a la contaminación".

También recordó que en las peluquerías "el contacto es muy próximo". Justificar la reapertura de estos espacios "no tiene apoyo científico ninguno", enfatizó.