Escucha esta nota aquí

Las pruebas clínicas en Brasil de una vacuna china contra el Covid-19 han mostrado resultados "extremadamente positivos" y una amplia campaña de vacunación podría comenzar en diciembre, dijo este miércoles el gobernador de San Pablo, Joao Doria.

San Pablo, que fue el epicentro de la pandemia del nuevo coronavirus en Brasil, es uno de los seis estados en donde se está testeando la vacuna CoronaVac, desarrollada por la empresa farmacéutica china Sinovac Biotech.

La vacuna produce una respuesta inmune en 98% de los pacientes con más de 60 años, sin que hasta la fecha se hayan reportado efectos colaterales, afirmó Doria.

"Los resultados han sido extremadamente positivos", agregó en una rueda de prensa.

"Pronto tendremos la vacuna CoronaVac para inmunizar a los brasileños de San Pablo y de todo el país (...). La perspectiva de entrega es en diciembre de este año", indicó.

Sinovac se asoció con el Instituto Butantan, un centro de salud estatal de San Pablo, para desarrollar la fase 3 de ensayos clínicos de la vacuna, la última fase que debe ser superada para obtener una aprobación.

El acuerdo cede al Instituto los derechos para producir 120 millones de dosis de la vacuna, de acuerdo con las autoridades.

Sin embargo, la vacuna de CoronaVac es blanco de una batalla política en Brasil.

El presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro, cuyo gabinete ha vivido tensiones con China, ha criticado la vacuna y atacado a Doria, un opositor político, por haber optado por ese acercamiento.

El mandatario, en cambio, destinó 1.900 millones de reales ($us 360 millones) para comprar la vacuna que la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca estaban desarrollando.

Los ensayos de esta vacuna, que también estaba en fase de pruebas en Brasil, fueron suspendidos el martes después que un voluntario desarrolló una enfermedad inexplicable; una situación descrita por la compañía como "rutinaria".

Brasil es el segundo país en número de víctimas fatales de la pandemia, después de Estados Unidos, con más de 127.000 muertos, y el tercero en número de contagiados, con 4,1 millón de casos.

El país suramericano se ha convertido en el epicentro de pruebas para las vacunas más avanzadas contra el Covid-19.

La empresa de medicina diagnóstica Dasa y la fabricante de vacunas estadounidense COVAXX anunciaron un acuerdo este miércoles para iniciar las pruebas de las fases 2 y 3 de su vacuna contra el nuevo coronavirus en Brasil.

COVAXX, una subsidiaria de la estadounidense United Biomedical, planea aplicar la vacuna en al menos 3.000 voluntarios en Brasil.