Escucha esta nota aquí

Tomado de La Nación

El gobierno argentino amplió este miércoles la denuncia contra el expresidente Mauricio Macri y la exministra de Seguridad Patricia Bullrich, "por contrabando agravado de armamento y municiones a Bolivia". El escrito, firmado por los ministros Sabina Frederic (Seguridad) y Martin Soria (Justicia) y la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, se presentó ante el juzgado nacional en lo Penal Económico N°9, según informó el diario La Nación de Argentina.

Esta ampliación, de acuerdo al gobierno de Alberto Fernández, incluye nuevos hechos que se conocieron luego de la primera presentación, realizada el lunes 12 de julio. Por un lado, el hallazgo de armamento y municiones argentinas en Bolivia que el gobierno de Luis Ace presentó en conferencia de prensa junto al embajador argentino, Ariel Basteiro. “Se incorporan las fotografías y la documentación sobre el material hallado en los depósitos de la Policía Boliviana, que se corresponde con el material contrabandeado. Se trata de 26.900 cartuchos de perdigón de goma; 28 gases aerosol; 19 gases aerosol; 55 granadas gas CN; 53 granadas gas H; 19 granadas gas CS y 2 granadas tipo Béisbol”, enumera el escrito oficial, según La Nación. 

“Ese material fue fabricado por Fabricaciones Militares en Argentina. De acuerdo a los remitos de entrega de Fabricaciones Militares, se conoció que el lote de municiones AT 12/70 encontradas en Bolivia (Lote Nº08/2018) fue comercializado a Gendarmería Nacional en noviembre de 2018. Esto significa que las municiones recibidas por la Policía Boliviana no pudieron tener otro origen que no sea el envío por parte de la Gendarmería, a través del desvío de una parte de las 70.000 balas de gomas que Gendarmería sacó del país el 12 de noviembre de 2019 con el argumento de defender la embajada en el Estado Plurinacional de Bolivia. Parte de ese material fue hallado en bolsos rotulados como “guantes”, dando cuenta del obrar doloso y malintencionado para ocultar su verdadero contenido”, agrega el parte.

Para el gobierno argentino eso corrobora que las municiones no fueron destinadas a proteger la Embajada Argentina en Bolivia, como se declaró originalmente y que tampoco se utilizaron en “ejercicios de entrenamiento”.

También se incorporó documentación sobre el vuelo del Hércules C-130 donde “consta únicamente el material que Gendarmería solicitó el 11 de noviembre de 2019, pero no la carga ‘adicional’ que solicitó el día 12″. Esto es, las 70.000 municiones 12/70 AT y las granadas de gas.

A partir de una nota enviada por Gendarmería a la Fuerza Área Argentina, la denuncia señala que el Ministerio de Defensa, a cargo entonces de Oscar Aguad, también estaba al tanto del material “adicional” enviado a Bolivia. “El hecho de que esa información no conste de ningún modo en ninguno de los documentos obrantes en el Ministerio de Defensa demuestra la maniobra de ocultamiento perpetrada por el propio Ministro, ya que, según otro informe de la propia fuerza, ‘el vuelo fue ordenado por el entonces Ministro de Defensa (Oscar Aguad) en forma verbal’”, agregan.

Finalmente, incorporaron documentación sobre el aterrizaje y desembarco del Hércules C-130. Un informe del exagregado naval, el Comandante Adolfo Caliba, de la Gendarmería Nacional argentina, al jefe de esa fuerza, Gerardo José Otero, sobre una reunión realizada el 17 de noviembre en donde “el tema a tratar fue la posibilidad de colaborar cada institución con la provisión de agentes químicos contra disturbios, en razón que se les está acabando su stock”.

Junto a un listado de 15 pruebas documentales, el escrito presentado por el Gobierno argentino solicita cinco medidas de prueba, resaltando que “la gravedad del hecho es mayúscula: las autoridades de control aduanero del Estado Nacional fueron engañadas por la máxima autoridad estatal -el expresidente de la nación Mauricio Macri- y altos funcionarios de su gabinete”.


Comentarios