Escucha esta nota aquí

El gobierno británico accedió a inyectar de urgencia 1.600 millones de libras (1.950 millones de dólares, 1.800 millones de euros) al operador del transporte londinense, cuyos ingresos se desplomaron durante el confinamiento.

El alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, había advertido ayer que el tráfico de autobuses y metro se vería reducido si no obtenía ayuda gubernamental en momentos en los que el Reino Unido flexibiliza su confinamiento.

La empresa Transport for London (TfL) anunció hoy haber alcanzado un acuerdo con el ejecutivo de Boris Johnson que prevé una subvención de 1.095 millones de libras (1.330 millones de dólares, 1.230 millones de euros) y un préstamo de 505 millones (unos 620 millones de dólares, 570 millones de euros), con la posibilidad de 300 millones (unos 370 millones de dólares, 340 millones de euros) adicionales en caso de déficit. 

Durante el período de rescate, el gobierno tomará el control parcial de TfL. La empresa vio caer sus ingresos un 90% en las ocho semanas que el país ha estado paralizado.

TfL cubrió hasta ahora los 600 millones de libras (732 millones de dólares, 678 millones de euros) que necesitaba para operar con sus reservas, pero estas bajaron a un nivel que automáticamente activa recortes presupuestarios.

Según Khan, el operador, obligado por ley a equilibrar sus cuentas, hubiese tenido que reducir sus servicios, en un momento en que más trabajadores toman el transporte público debido a la primera flexibilización del confinamiento.

El alcalde se declaró insatisfecho con el acuerdo propuesto por el gobierno, pero dijo "no tener elección" y acusó al ejecutivo de "hacer pagar a los londinenses" porque habrá que subir las tarifas en enero.

Johnson pidió a aquellos que no pueden trabajar desde casa que vuelvan al trabajo, en particular en la construcción o la industria. Y aunque el ejecutivo ha aconsejado a los ciudadanos que opten por caminar, ir en bicicleta o usar el coche, los autobuses y el metro de la capital se han vuelto muy transitados en hora punta.

Los alcaldes de Manchester y Liverpool, en el noroeste de Inglaterra, también han pedido al gobierno apoyo financiero para sus sistemas de transporte público afectados por la pandemia. 

El transporte público de la capital ecuatoriana será gratuito mientras dure la emergencia por coronavirus

Se está considerando el retorno del servicio de los buses urbanos a un 30% de su capacidad normal, es decir un máximo de 37 pasajeros o menos. La alcaldía va a subsidiar el costo del pasaje