Escucha esta nota aquí

El gobierno del socialista Daniel Ortega expulsó de Nicaragua al delegado residente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Thomas Ess, aunque hasta el momento se desconocen los motivos de la orden, informó a la AFP una portavoz de la entidad.

En una carta enviada el lunes a la CICR, "el gobierno de Nicaragua notifica que decidió retirar el beneplácito a nuestro jefe de misión" en Managua, dijo vía telefónica María Cristina Rivera, coordinadora de comunicaciones de la Cruz Roja para México y América Central. Las oficinas de la entidad en Managua siguen operando.

Un retiro de beneplácito implica la salida del país del funcionario, quien ya ha abandonado Nicaragua.

"No conocemos las razones de esta decisión que nos tomó por sorpresa. Pese a esta situación, el CICR ratifica su compromiso de continuar su labor humanitaria en Nicaragua, apegada a sus principios de neutralidad, imparcialidad e independencia", explicó Rivera.

La expulsión del delegado del CICR ocurre días después de una decisión similar tomada contra el representante del Vaticano en Managua, Waldemar Stanislaw Sommertag, hecho que la Santa Sede calificó de "grave".

Sucede también en la misma semana en la que el representante permanente de Nicaragua ante la OEA, Arturo McFields, tildara de "dictadura" al gobierno de Ortega y denunciara las malas condiciones carcelarias en las que se encuentran decenas de "presos políticos" en su país.

El año pasado fueron detenidos más de 40 críticos al gobierno, incluidos siete potenciales rivales electorales de Ortega, quien ganó las presidenciales de noviembre para un cuarto mandato consecutivo. 

Los retenidos son acusados de "menoscabar la soberanía nacional".



Comentarios