Escucha esta nota aquí

El Gobierno de Bolivia justificó su decisión de trasladar una fuerza militar de elite a la frontera con Chile al considerar que en el lugar hay "zonas rojas", donde el contrabando ha creado un problema de seguridad nacional. 

"En la frontera de Chile hay un problema de seguridad nacional.Hay zonas rojas donde la fuerzas de la aduana, policiales y de los militares no pueden entrar", dijo el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, en una entrevista a la estatal Radio Patria Nueva.

Según Ferreira, los incidentes en el límite provocados por los lugareños son violentos porque las turbas rodean a los agentes e incluso hubo un caso en el que veinte personas rociaron con gasolina a un aduanero y le intentaron prender fuego, aunque huyó. Además, los contrabandistas contratan maquinaria para abrir caminos, poner trancas, usan drones para la vigilancia y teléfonos satelitales, por lo que el Gobierno boliviano decidió enviar a la zona refuerzos "con capacidad operativa y disciplina".

La fuerza de elite destinada originalmente a la frontera era de medio centenar de agentes, pero ahora solo 15 uniformados apoyan la lucha contra el comercio ilegal de mercancías con patrullas móviles, armas de reglamento y material de disuasión lacrimógeno. No se puede "considerar una amenaza", ya que "no son equipos de artillería, blindados ni de armas medianas siquiera. Por lo tanto es una sobrereacción la del gobierno de Chile", dijo Ferreira, en alusión a las críticas realizadas por las autoridades chilenas.

En la frontera con Chile, a lo largo de 800 kilómetros, las Fuerzas Armadas de Bolivia tienen habitualmente unos 2.500 soldados en el mejor de los casos, en las dos divisiones de la zona, agregó. También recalcó que una real agresión son los ejercicios que realiza Chile en la frontera varias veces al año.

"Agresividad es lo que va a pasar en pocas semanas, los ejercicios Ciclón, con más de 5.000 efectivos de las tres fuerzas, incluso en algunos casos con participación de fuerzas norteamericanas en Parinacota, a pocos kilómetros de la frontera", criticó, refiriéndose a esas prácticas militares chilenas.

Asimismo, dijo que el Comando Estratégico Nacional de Lucha contra el Contrabando que se creará en las próximas semanas será parecido a la unidad que funciona para luchar contra el narcotráfico y estará supeditada a las órdenes de la autoridad aduanera. Ferreira también reportó que hace dos días la Aduana detuvo un convoy de cuatro vehículos que llevaba mercadería ilegal por valor de medio millón de dólares y que en la operación se aprehendió a seis personas que han sido puestas a disposición judicial.

El Gobierno de Bolivia reclama a Chile la liberación de siete agentes aduaneros y dos militares detenidos desde el pasado 19 de marzo en el norte de ese país, tras un incidente fronterizo. Las autoridades chilenas han acusado a los nueve detenidos de haber cruzado la frontera para intentar robar camiones con mercancías, mientras que el Ejecutivo de Bolivia sostiene que ellos participaban de una operación contra el contrabando en territorio propio, por lo que considera injusta su detención en Chile.

Comentarios