Escucha esta nota aquí

El gobierno italiano decidió la noche del viernes al sábado aprobar nuevas medidas financieras de apoyo a los sectores y a las familias más afectados por la pandemia del nuevo coronavirus.

El monto de este nuevo plan de ayuda no fue divulgado oficialmente, pero los medios italianos mencionaron unos 2.500 millones de euros (2.960 millones de dólares).

El gobierno decidió instaurar un toque de queda nocturno en todo el territorio nacional desde el viernes y confinar cuatro regiones en las que la situación epidemiológica era especialmente grave.

Las medidas financieras prevén un fondo que financie de forma automática las actividades económicas de las regiones confinadas o un fondo para compensar las pérdidas de las tiendas situadas en centros comerciales, que tendrán que cerrar los fines de semana.

También se prevé un bono de 1.000 euros para ayudar en el cuidado de los menores, en regiones donde los centros escolares estén cerrados.

Italia, con más de 40.000 muertos por coronavirus, vive un resurgimiento de la pandemia y está tomando medidas localizadas para evitar un reconfinamiento general, cuyos costes sociales y políticos serían muy altos.

Se estima que el país registrará una recesión de entre 9 y 11,5% de su PIB este año, la peor desde la Segunda Guerra Mundial.