Escucha esta nota aquí

Un primer lote de vacunas rusas llegará en septiembre a Venezuela, anunció este martes el presidente socialista Nicolás Maduro, al tiempo que propuso aplicarla a los candidatos inscritos en las parlamentarias de diciembre para que puedan hacer campaña con "seguridad".

"En septiembre llegan las primeras vacunas de Rusia para los ensayos clínicos", adelantó Maduro durante un acto en Caracas, en el cual juramentó al comando de campaña de su movimiento, el chavismo, para los comicios legislativos.

En octubre está previsto el arribo de otro envío de vacunas desde Rusia, afirmó el mandatario.

"Le voy a proponer a la vicepresidenta (Delcy Rodríguez) que hable con el Consejo Nacional Electoral (CNE) para ver si es posible ponerle la vacuna rusa a los 14.400 candidatos que se han inscrito para las elecciones del 6 de diciembre", añadió durante el acto transmitido por la televisión gubernamental.

Maduro indicó que "sería una buena idea" aplicarle la vacuna a los candidatos para que "puedan salir a las calles a recorrer barrio por barrio de manera segura, es una propuesta que hago para su evaluación técnica, científica, política, institucional".

Las votaciones para renovar el Parlamento, único poder en manos de la oposición, son boicoteadas por las principales organizaciones opositoras al denunciar que son parte de un "fraude", pero Maduro expresó este martes que se celebrarán "llueva, truene o relampaguee".

El CNE, de línea oficialista, señala que 107 organizaciones, la mayoría minoritarias y poco conocidas, se han inscrito.

El pasado domingo 6 de septiembre, Maduro aseguró que su Gobierno firmó "documentos de confidencialidad" para iniciar pruebas en pacientes venezolanos con las vacunas anunciadas por Rusia y Cuba contra el Covid-19.

Venezuela ha dicho que aspira a producir la vacuna rusa y que medio millar de personas se ofrecieron para testearla.

Rusia, uno de los principales aliados de Maduro, anunció el 11 de agosto que era el primer país en aprobar una vacuna contra el Covid-19, a la que bautizó Sputnik V. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que aprobar una vacuna 'candidata' requiere de una revisión rigurosa de los datos de seguridad.