Escucha esta nota aquí


Por RFI

Ya son más de 20 los muertos por lluvias torrenciales en China. Cerca de 200.000 personas han sido evacuadas en Zhengzhou, una ciudad de 10 millones de habitantes, a 700 km al sur de Pekín.

Henan, la provincia central de China, enfrenta en las últimas dos jornadas unas terribles inundaciones no vistas en las últimas décadas. Desde la noche del domingo, las lluvias torrenciales azotaron durante más de 48 horas la región central del país, afectando sobre todo a la capital provincial, Zhengzhou, que registró un promedio de precipitación acumulada de 449 milímetros.

"Sumamente grave"

Casas derruidas, calles de ciudades y campos de cultivo anegados, coches en medio de carreteras inundadas y presas de embalses dañadas. Los equipos de rescate trabajan a pleno rendimiento para socorrer y evacuar a personas atrapadas en vehículos o en sus casas, o a niños atrapados en escuelas.

Se han desplazado a miles de personas a lugares seguros, mientras los datos de víctimas siguen en aumento. Los daños materiales son muy cuantiosos. Hasta el momento, siguen cerradas varias secciones de vías férreas y muchos vuelos han sufrido cancelaciones o retrasos.

El presidente Xi instó a la movilización ante la inclemencia del tiempo. "Han cedido represas, provocando graves heridas, muertes y daños. La situación por las inundaciones es sumamente grave", declaró, según informa la televisión nacional.

El ejército fue llamado para reforzar las labores de socorro en la capital de la populosa provincia de Henan, que ha recibido en tres días el equivalente a un año de lluvia.

Los internautas de las redes sociales se han volcado en solidaridad con la provincia de Henan, muchos de ellos impresionados con las imágenes de unos viajeros atrapados en un vagón de metro con el agua hasta la cintura –que finalmente fueron rescatados con éxito– o de niños de apenas 2 y 3 años rescatados por los bomberos de una escuela infantil en cajas de plástico a modo de barquitos.

Las autoridades decretaron el martes Zhengzhou en alerta roja. Los servicios meteorológicos de Zhengzhou anunciaron que se trata de las mayores precipitaciones desde que se empezaron a recopilar datos hace 60 años.

Represa en peligro

La mirada está puesta también en la brecha de 20 metros abierta en el muro de la represa de Yihetan, cerca de Luoyang, una ciudad de siete millones de habitantes, y que "puede romperse en cualquier momento", advirtió el ejército.

Los militares tenían previsto realizar una operación de urgencia para tratar de desviar las crecidas y evitar una catástrofe.

Las lluvias estacionales provocan cada año inundaciones en China. Pero la amenaza ha crecido en los últimos años, debido a la construcción de represas o desviaciones del cauce de los ríos que a menudo han cortado las conexiones existentes entre los ríos y los lagos adyacentes.

El año pasado, las inundaciones sin precedente en el suroeste dañaron carreteras y provocaron la evacuación de decenas de miles de habitantes.


Comentarios