Escucha esta nota aquí

El grupo Estado Islámico del Khorasan (EI-K) reivindicó el ataque suicida del viernes en una mezquita chiita de Kandahar, en el sur de Afganistán, en el que murieron al menos 41 personas y decenas resultaron heridas.

En un comunicado publicado en sus canales de Telegram, el grupo explicó que dos yihadistas suicidas hicieron detonar bombas en partes distintas de la mezquita mientras los fieles participaban en la concurrida oración del mediodía del viernes.

Según testigos, varias explosiones sacudieron la mezquita de Fatemieh, en el centro de Kandahar, la segunda ciudad del país. "Nos estábamos preparando para la oración cuando oímos disparos. Dos personas entraron en la mezquita y dispararon a los guardias, que abrieron fuego. Uno de ellos se hizo estallar. Después de él, se hicieron estallar otros dos", dijo a la AFP, Sayed Rohullah, un guardia de seguridad de la mezquita.

El ataque tuvo lugar una semana después de otro similar contra fieles en la ciudad de Kunduz
, en el noreste del país, que fue reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI).

Comentarios