Escucha esta nota aquí

Informes provenientes de Siria señalan que más de 230 cadáveres fueron encontrados en una fosa común en la provincia oriental de Dei al-Zor, informó este miércoles el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El Observatorio con sede en Londres señaló que los muertos pertenecían a la tribu Al Sheitaat e indicaron que fueron asesinados por militantes leales al grupo Estado Islámico (EI).

La mayoría de los cadáveres pertenecen a civiles y un gran número de los sirios fueron ejecutados a sangre fría, tras levantarse en contra los terroristas del EI, según informaron medios en Londres.

OSDH indicó también que la fosa fue descubierta por los familiares de las víctimas, mientras regresaban a sus aldeas y que aún siguen desaparecidos cientos de miembros de la tribu.

EI, que goza del respaldo de algunos países occidentales y regionales, está cometiendo diversos actos criminales contra todos los grupos étnicos y religiosos, incluidos chiítas, kurdos y cristianos.